Cambia tu mente, cambia tus hábitos, cambia tu vida

Cómo terminar lo que empiezas y trabajar de forma efectiva con esta simple fórmula

de | Recibe mis actualizaciones GRATIS aquí
logra terminar todo lo que empiezas con esta simple fórmula

¿Alguna vez te sentiste como atascado en medio de la acción y el aburrimiento? ¿Tienes el hábito de empezar tareas o actividades y dejarlas incompletas? O ¿quizás te cuesta simplemente empezar?

Esa “resistencia” es una sensación común en muchos de nosotros. Todos somos diferentes y las actividades que nos generan esa resistencia varían para cada quién. Tal vez a algunos les cueste mucho menos salir de casa para correr pero les cueste más terminar el proyecto del trabajo.

En este artículo quiero contarte una estrategia que me dio grandes resultados de productividad. ¿Vas a seguir leyendo o lo dejarás a la mitad?

“La única forma de terminar es comenzando”

Si continúas leyendo hasta aquí, te felicito estas en el buen camino para terminar lo que empezaste.

Como sabes, existen ciertas actividades que son más fáciles para concluir que otras. Y ojalá todo fuera tan fácil como terminarte una taza de café caliente. 

Sin embargo, terminar e incluso empezar ciertas actividades nos cuesta a todos.

Piensa en todos esos libros que no podías esperar a leer, pero al poco tiempo siguen apilados en el librero sin terminar; los proyectos que vertiginosamente empezaste pero se te fueron las ganas; las ideas que nunca se trasladaron a la acción.

Y así, vamos acumulando en una especie de purgatorio todas esas cosas sin concluir. Culpamos al cielo, a la nuestra falta de fuerza de voluntad o poca motivación.

Lo cierto es que, todos hemos tenido la sensación de retroceder al intentar avanzar.

no terminar lo que empiezas es como caminar hacia atrás 1

La pregunta es: ¿Cómo lograr terminar lo que empezamos? o en casos extremos ¿cómo lograr si quiera empezar?

Quiero darte un ejemplo de cómo esa “resistencia” nos ocurre a todos y yo no soy la excepción.

Habitualmente tiene 53 artículos publicados. Ha eso puedo sumarle los artículos en otras páginas, dando un total aproximado de 85 artículos terminados y publicados (¡hurraa!).

Pero siendo sincera, hay cerca de 80 artículos a medio escribir y que al día de hoy no han visto la luz del sol. Algunos de ellos tienen solo el título y otros solo necesitan editarse.

Tal vez te estás preguntando: “Eso es precisamente no terminar lo que empiezas” y es cierto.

Aunque todos esos artículos suman horas de experiencia útil para escribir más y mejor. Yo también tengo esa resistencia de no lograr terminar lo que empiezo.

La situación tal vez es parecida en tu vida. Tal vez, en momentos te sientes como estancado (aún sabiendo lo que hay que hacer). Como si cada hora que pasa fueras en retroceso.

Hasta que decidí hacer algo al respecto para mejorar mi productividad y terminar lo que empiezo.

En este artículo quiero contarte esa estrategia que me dio grandes resultados. Al final de leer serás capaz de todo esto:

  • Lograrás vencer esa resistencia para arrancar con esa actividad o tarea
  • Serás capaz de mantener el mismo flujo de energía para terminar con éxito lo que empezaste
  • Podrás extrapolar esta estrategia en todas esas actividades que te cuestan
  • Tendrás más energía mental y tiempo para hacer otras actividades importantes
  • Dejarás de sentirte agobiado o estresado

Pero, antes de que te explique la estrategia, es importante que sepas ¿por qué tenemos esa tendencia de aplazar?

¿Por qué posponemos (procrastinamos)?

Según una investigación reciente 1, casi una cuarta parte de los adultos de todo el mundo son procrastinadores crónicos.

Todos tenemos una tendencia para posponer ciertas actividades. Lo sorprendente es que más del 20% de los adultos tiene un verdadero hábito de posponer (casi todo). Desde las tareas del hogar, del trabajo, de estudio o incluso pagar las deudas.

más del 20 porciento de los adultos tiene el hábito de posponer

Colocando este 20% en perspectiva, es mayor que el número de personas diagnosticadas con depresión, una tendencia más conocida entre todos nosotros.

Estos son solo algunos motivos de porque nuestro entusiasmo inicial se va perdiendo:

  1. El miedo de no cumplir expectativas externas:

Una de las razones por las que no terminan las tareas es tu temor a ser evaluado. Nadie quiere ser juzgado. Prolongar una actividad o una tarea puede ser una forma de evitar este miedo de ser observado, calificado o criticado.

  1. El miedo de no cumplir expectativas internas:

Tener metas es algo excelente. De hecho tener una meta, es tu brújula en el camino. El problema aparece cuando las metas son muy inalcanzables y nos aterra fracasar (sobre todo al inicio). Esto crea una resistencia para poder continuar o siquiera empezar.

Estos motivos hacen que delante de nosotros aparezca una enorme pared que nos impide seguir avanzando y lograr terminar lo que empezamos.

A veces se trata de perfeccionismo (querer que todo este perfecto) y otras veces de falta de confianza en ti mismo (pensar que no eres capaz).

La mayoría, ha experimentado esta resistencia frente a alguna meta importante, como: un proyecto pendiente, el cumplimiento de una actividad, la publicación de un artículo, un examen final, una presentación importante, el demostrar un avance, etc.

Esa resistencia que sentimos, puede ser de 2 tipos:

  • Resistencia mental:Tú tienes mucha energía para concluir ese trabajo pero no quieres hacerlo”. Como un conflicto entre lo que quieres ahora y lo que quieres a largo plazo.
  • Resistencia física:No te sientes físicamente bien”. Aunque en algunas ocasiones se trata también de una resistencia mental. Habrá algunos casos en las que esta resistencia sea más poderosa que tu mejor intención porque en realidad tienes una molestia física y aquí no hay mucho que hacer.

Sin embargo, la más común y más difícil de vencer siempre es la primera (por obvias razones)

¿Qué puedo hacer para vencer esa resistencia mental?

La resistencia mental aparece cuando tenemos delante de nosotros una meta muy grande. Es decir, una tarea muy grande por hacer.

Nos genera una sensación de agobio, lo que impide que empecemos o avancemos correctamente.

para-llegar-a-la-meta

"La resistencia mental aparece cuando tenemos una meta muy grande por cumplir..."

En estos casos la motivación parece como tu gran aliada para terminar lo que empiezas, pero definitivamente no lo es.

¿Por qué?

Porque la motivación es muy volátil, tiene que ver con tu estado de ánimo y emociones de ese momento. Y seguramente no quieres confiar en algo que es tan cambiante para terminar ese trabajo importante para ti.

Pero, ¿qué pasa cuando tienes cero motivación?, requieres entonces de mucho más fuerza de voluntad para lograr terminar esa tarea pendiente y es probable que fracases en el intento.

Cuando tu motivación es máxima no requieres de fuerza de voluntad, porque estas realmente entusiasmado en hacer ese trabajo. En cambio, cuando tu motivación disminuye requieres de más fuerza de voluntad. 

Fíjate en esta gráfica:

motivación y fuerza de voluntad gráfica 1
Se vuelve mucho más complicado forzarte a ti mismo solo con tu fuerza de voluntad. Sobre todo cuando aparece delante de ti un escenario poco favorable. Porque tu entusiasmo inicial se va evaporando con el tiempo.

Esto en realidad es una ley de economía muy utilizada. Llamada “la ley de la utilidad marginal decreciente”. 2

Esta ley explica que el valor percibido o satisfacción percibida de algo, disminuye con cada unidad adicional adquirida o consumida.

Por ejemplo: La sexta rebanada de pizza de salami será menos disfrutada que la primera rebanada, porque su utilidad disminuye (la valoramos menos). 

Suena lógico que esto también aplique para esos proyectos largos y tediosos.

Por ejemplo: La sexta hora de trabajo será menos aprovechada y valorada porque su utilidad disminuye. 

Por eso, esta fórmula funciona en todos estos casos:

  • Si tú no tienes motivación de motivarte (si, 2 veces motivarte)
  • No tienes fuerza de voluntad que la sustituya en los peores momentos
  • Tienes que terminar esa tarea pendiente

¡Ya dime cómo puedo acabar lo que empiezo!

Muy fácil.

Engañar a tu cerebro con periodos cortos de tiempo.

Seguramente te estas preguntando: “suena interesante pero, ¿cómo puedo lograrlo?”

Solo necesitas lo siguiente: un temporizador (la mayoría de los móviles lo tiene) o un cronómetro como este de aquí.

Después tienes que aplicar la siguiente fórmula.

La fórmula para terminar lo que empiezas y trabajar de forma efectiva:

la fórmula para terminar lo que empiezas
Si no tienes idea de matemáticas o en la escuela reprobaste tu clase de álgebra, no te preocupes.

Esta fórmula, no se trata de una ecuación compleja. Yo te la explico a continuación:

(10 minutos de trabajo + 2 minutos de descanso) X 5 veces = 1 hora de trabajo

la fórmula para terminar lo que empiezas

 

Esto quiere decir que durante el tiempo efectivo de trabajo te estarás enfocando al 100%, y evitarás cualquier tipo de distracciones. En tus 2 minutos de descanso podrás hacer lo que tú quieras.

Si continúas este patrón a lo largo de tu día laboral, estarás trabajando por cada hora 50 minutos efectivos.  Lo que representa una gran ventaja por las siguientes razones:

  • No sientes estrés o agobio por trabajar demasiadas horas
  • Evitas procrastinar tu tarea pendiente
  • Logras concentrarte mejor y no te distraes continuamente
  • Logras terminar o simplemente avanzar con ese trabajo pendiente
  • Creas un hábito de trabajo que te garantiza productividad constante 
  • Y además vences esa famosa “resistencia” de empezar algo

Si tu concentración alcanzo una meseta y decides continuar sin pausas, es la mejor señal de que lograste  superar esa resistencia y todo apunta que terminarás tu trabajo con éxito.

Esta fórmula fue inspirada de este libro que te recomiendo.

"Esta es la fórmula más efectiva para lograr terminar todo lo que empiezas y ser más..."

¡Felicidades terminaste este artículo que empezaste!

Lo lograste, terminaste de leer este artículo que empezaste (aplausos)

la fórmula se puede aplicar para cualquier tarea pendiente

La fórmula “(10 + 2) * 5” se puede adaptar a muchas circunstancias y además puedes cambiar cualquiera de los tres números a tu gusto.

OJO: siempre tratando de tener más minutos de trabajo que de descanso.

Así que ya lo sabes para terminar lo que empezaste solo tienes que engañar a tu cerebro con esta efectiva y simple fórmula.

¡Espera! antes de tomar tu descanso de 2 minutos, escríbeme en los comentarios:

¿Cuál es la tarea qué más te cuesta terminar o empezar ? 

 

Si te parece útil este artículo ¡Compártelo! 

Este artículo fue enviado primero a los suscritores.

Únete GRATIS y recibe el siguente artículo antes que nadie. Además recibes contenidos y beneficios exclusivos de los que solo puedes enterarte por correo.

Comentarios:

  • Jesús

    Hola!!

    Sin duda, editar un artículo. La incompetencia en algo que no te motiva y tienes que hacer, echa para atrás a cualquiera!!
    Sin embargo, por mal que me encuentre, me cuesta perdonar un entrenamiento. Curioso eh?
    Un abrazo!!

    • Hola Jesús, es cierto. Algunas actividades que no nos gustan, nos generan más resistencia, mientras que otras absolutamente ninguna. La buena noticia es que para entrenar estas totalmente dispuesto y eso es un gran wow!
      un abrazo y gracias por leer.

  • Rafael

    Un artículo útil y educativo. ¡Qué bueno que este sí lo terminaste!

    • Es verdad (uff..) que bueno que puse en práctica la fórmula. Gracias por leer Rafael, un abrazo.

  • Pingback: Cómo transformar tu vida para siempre con 3 hábitos()

  • Pingback: Un rápido hábito de productividad debes tener ()

  • Pingback: Cómo concentrarte mejor y terminar cualquier tarea sin distracciones()

  • Isabel

    Gracias. Voy a intentar ponerlo en práctica. Mañana he de entregar un trabajo y si no lo hago las consecuencias pueden ser fatales. No hay manera de empezar. Estoy totalmente bloqueada

Mobile Analytics

© 2014 – 2017 habitualmente.com

889 Cariños
399 399 61 15 15