Cambia tu mente, cambia tus hábitos, cambia tu vida

Mejora hoy tus hábitos de alimentación con 6 puntos (el último seguro no lo conocías)

de | Recibe mis actualizaciones GRATIS aquí
Mejora tus hábitos de alimentación

“Tú eres lo que comes”, tal vez has leído la frase anterior miles de veces, incluso tantas que ha perdido su gran significado. Pero, es totalmente cierto, nuestra alimentación repercute totalmente en nuestra salud y en todas las áreas de nuestra vida.

Si tus hábitos de alimentación son saludables, todo lo demás en tu vida se ve reflejado (ya puedes imaginarte que ocurre en caso contrario).

El primer paso para mejorar es ser consciente de lo que tienes que cambiar. Pero no te preocupes, es mucho más fácil de lo que te imaginas y en este breve artículo te explico los 6 puntos clave que tienes que tomar en cuenta para mejorar tu alimentación, cuidar tu salud y ¡vivir mejor!

Haz click aquí para descargar tu guía exprés y aprender a comer mejor (es gratis)

Cultiva solo aquellos hábitos que quisieras que dominaran tu vida

Si estás leyendo esto quiere decir que acabas de dar el primer paso para mejorar tu alimentación y transformar tu estilo de vida.  Si te fijas, use la palabra estilo de vida, porque la alimentación afecta cada rincón de tu rutina diaria, incluso sin darte cuenta.

Esto pasa porque comer es un hábito (vuelve a leer eso).

Al principio puede parecer que tu tienes el control absoluto sobre tus decisiones de comida, pero te sorprenderá saber que esto no es para nada cercano a la realidad.

Comer es un proceso consciente, pero nuestra elección de alimentos muchas veces no lo es.

la seleccion de tus alimentos es un habito

Tus decisiones de comida están basadas en impulsos automáticos guardados bajo llave en una parte de tu cerebro. Lo que quiere decir que lo qué comemos, cómo lo comemos, cuando lo comemos, y cuánto comemos es un hábito.

Seguramente has pensado que elegiste algún alimento porque se te antojó en aquel momento, porque es necesario para cocinar algo rico, porque forma parte de la despensa básica o incluso porque estaba de oferta.

Pero, la verdadera razón de porque los elegimos esta en nuestro inconsciente. Tomamos decisiones basadas en nuestros hábitos en todo momento.

Imagínate, se calcula que diariamente se toman un promedio de 226 decisiones al día sobre comida. En las que se incluye qué comer, cuándo, dónde y con quién. De hecho algunos científicos piensan que solo somos conscientes en un 5% de nuestras decisiones y pensamientos.

Solo somos conscientes de un 5% de nuestras decisiones sobre comida

Por ejemplo: Si  acostumbras tomar refresco de limón cada día, obviamente acabaras comprando refresco de limón (aunque esté no forme parte de la lista), como una especie de reflejo inconsciente.

Ahora ya sabes por que a pesar de que te hayas jurado no comer otra rebanada de empalagoso pastel en tu vida, terminas con dos rebanadas ese día por la noche.

Por eso, hacer una dieta y/o prohibirte ciertos alimentos para mejorar lo que comes. simplemente no funciona. Para mejorar tu alimentación, cuidar tu peso y vivir mejor tienes que empezar a cambiar tus hábitos.

A continuación te explico cómo puedes dar el primer paso.

Comer saludable es el conjunto de muchos hábitos

Comer más saludable reúne muchos hábitos saludables al mismo tiempo.

tu alimentación es un conjunto de hábitos

Es como si cada hábito se tratara del engranaje de una gran máquina. Juntos hacen que esa máquina funcione de una mejor forma.

Necesitas mejorar cada engrane de esa máquina, empezando con los engranajes más importantes. De lo contrario, todos tus intentos por comer saludable o bajar de peso serán inútiles.

Cambiar los engranajes de esta gran máquina no es tan fácil, pues todas estos hábitos están guardados en tu cerebro sin posibilidad de borrarlos.

Sin embargo si es posible incorporar nuevos hábitos en tu rutina para debilitar a los viejos y malos hábitos de alimentación.

Al principio esto requiere de mucho más esfuerzo, atención y repetir la acción, pero una vez que logras incorporar un solo hábito, nuestra alimentación, y calidad de vida mejora de forma automática sin esfuerzo extra.

Pero todo es más fácil si empiezas con poco y te concentras en un solo hábito a la vez, por eso a continuación encuentras 6 puntos clave que te ayudan a mejorar tu alimentación por completo, y que puedes empezar a adoptar como nuevos hábitos a partir de hoy.

¿Quieres más artículos como este? Pon tu correo y suscríbete GRATIS

¿Cuales son los puntos que definen a los hábitos de alimentación?

Los buenos hábitos alimenticios están formados por 5 puntos importantes.

En cada uno de estos puntos quiero darte una acción para que la puedas poner en práctica hoy mismo (y logres convertirla en un hábito):

1- Correcta selección de alimentos

mejor selección de alimentos.

Acción: Seleccionar alimentos naturales, evitando los que estén más procesados o contengan muchos ingredientes.

Por ejemplo: En la comida de hoy prefiere aguacate para acompañar el pan, en lugar de mantequilla.

2- Adecuada preparación culinaria

adecuada preparación culinaria

Acción: Prefiere alimentos crudos, preparados al vapor, o a la plancha, tratando de evitar alimentos con gran contenido de aceite (grasas) cómo los capeados o fritos, evita también aquellos alimentos que contengan demasiada azúcar en su preparación como la bollería o salsas.

Por ejemplo: Prepara pescado al horno con especias para cenar , en lugar de pescado frito

3- Cuidar las porciones y frecuencia de ciertos alimentos

cuidar porciones y frecuencia.

Acción: Los alimentos verdes como verduras deben ser más  frecuentes y en mayores porciones, que los alimentos de origen animal. Fíjate en la imagen de abajo para tener más claras las porciones de los alimentos.

Por ejemplo: Usa berenjena asada para darle sabor a la sopa en lugar de salchicha o chorizo.

El plato del bien comer

quiero regalarte una guía exprés para entender mejor el plato del bien comer. Aquí encuentras una lista con aquellos alimentos que debemos evitar y una lista con los alimentos saludables que debemos de incorporar.

Haz click aquí para descarga tu guía exprés para aprender a comer mejor (es gratis)

4- Establecer horarios para comer 

establecer horarios para comer

Acción: No te saltes el desayuno ya que cuando lo haces sentirás más hambre en la comida siguiente lo que te obliga  a comer más cantidad de la necesaria, y además estarás seleccionando alimentos con más cantidad de energía (de forma inconsciente).

Por ejemplo: Pon una alarma en el móvil para  tratar de comer cada día en un horario parecido, y así tendrás más control de lo que se come.

5.- Reconocimiento de los motivos para comer 

reconocer motivos para comer

Acción: Antes de empezar a llevar un bocado a la boca, piensa cual es el verdadero motivo (que no necesariamente son el hambre), puede ser por estrés , ansiedad, estado de ánimo, aburrimiento, etc.  Es necesario reconocer correctamente el motivo de comer antes de hacerlo.

Por ejemplo: Antes de empezar a comer cualquier cosa, respira profundamente y relájate, si notas que estas comiendo sin hambre elige de preferencia una fruta, una porción de verduras, o un té.

6.- El ambiente que te rodea

el ambiente que te rodea

Los hábitos de alimentación están enmarcados por la influencia del medio en el que vivimos. De hecho el ambiente se vuelve un desencadenante de ciertos hábitos.

Un gran ejemplo que muestra la influencia del ambiente en nuestras decisiones sobre porciones y selección de alimentos, fue precisamente el objetivo de un estudio realizado en un cine (1)

El experimento realizado resultó bastante interesante. A los participantes se les dio al azar cualquiera de las siguientes opciones de palomitas de maíz:

  • Una porción grande (240 g) con palomitas que no sabían bien por que eran de hace 14 días.
  • Una porción mediana (120 g) con palomitas recién hechas con un excelente sabor y olor

O su combinación:

  • Una porción mediana (120 g) con palomitas viejas
  • Una porción grande  (240 g) con palomitas recién hechas

Como era de esperarse, los espectadores a los que se le dieron palomitas frescas comieron 45,3% más palomitas de maíz cuando estaban en contenedores grandes.

Aquí viene lo interesante: la influencia en el tamaño de los contenedores es tan poderoso que incluso a los participantes a los que se les dio las palomitas con un mal sabor (pero en contenedor grande) comieron 33,6% más palomitas de maíz.

Esto quiere decir que, aún cuando los alimentos no son apetecibles, la influencia externa como los grandes recipientes y el ambiente, desencadenan hábitos y pueden conducir a comer en exceso incluso si la selección de alimentos no es la óptima.

El lado positivo de estos hallazgos puede ser que el tamaño de la porción también se puede utilizar para aumentar el consumo de alimentos saludables menos preferidos, tales como verduras crudas.

Acción: Cambia tu lugar en el comedor, este pequeño cambio de ambiente puede influir en que seas más consciente sobre lo que hay en tu plato.

Acción: Sirve tu porción normal de ensalada en un bowl más grande, la influencia de los contenedores grandes puede ayudarte a comer un poco más de vegetales.

Ahora ya sabes por dónde empezar a mejorar tu alimentación. Empieza con una solo acción y conviértela en un hábito en tu vida, verás que poco a poco tus malos y viejos hábitos empiezan a desaparecer.

De cualquier forma quiero regalarte esta guía exprés para aprender a comer mejor (es gratis). Aquí aprenderás cuales son aquellos alimentos que debes seleccionar, y por el contrario qué alimentos debes de evitar.

Haz click aquí para descargar gratis tu guía exprés para aprender a comer mejor

 


Descarga gratis tu guía exprés para comer sano

Ayuda a más personas a comer mejor ¡Comparte! 

Este artículo fue enviado primero a los suscritores.

Únete GRATIS y recibe el siguente artículo antes que nadie. Además recibes contenidos y beneficios exclusivos de los que solo puedes enterarte por correo.

4Comentarios:

  1. Alimenta tu bienestar

    Hola Tania:
    Me ha llamado la atención que ya en el título de la entrada digas que el 6º punto es probablemente desconocido y, lo cierto es que la mayoría de las veces no somos conscientes de lo que el entorno puede influir en nuestros hábitos, para bien o para mal.
    ¿Sabías que según un estudio “nuestros amigos tienen mucha influencia en nuestros hábitos
    alimenticios: influyen en lo que elegimos para comer en un 34,5%,
    tenemos un 40% más de probabilidad de ser obesos si nuestros hermanos lo
    son o incluso, somos un 57% más propensos a serlo, si nuestros amigos
    lo son”.
    Puedes leer el artículo que publicamos sobre este tema en http://alimentatubienestar.es/habitos-alimenticios-contagiosos/
    Un saludo,
    Alimentatubienestar

    1. n5d7xVz3eqIR

      Muy interesante!! Muchas Gracias por el dato. Excelente artículo.

  2. Beatriz Alvarez

    Impresionante lo del bol de palomitas rancias; lo bueno es que sabiendo todo esto podemos usarlo a nuestro favor. Creo que hace falta conectar más con las sensaciones internas, con nuestro estómago, con nuestras células, para dejarnos llevar menos por la vista, el gusto y el olfato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014 – 2017 habitualmente.com

255 Cariños
127 127