Cambia tu mente, cambia tus hábitos, cambia tu vida

Cómo evitar contagiarte de malos hábitos y convertirte en un gran ejemplo saludable

de | Recibe mis actualizaciones GRATIS aquí
como evitar contagiarte de habitos malos y ser un buen ejemplo

Déjame adivinar: ¿tomas refresco porque tu marido lo compra? ¿dejaste de hacer ejercicio desde que tienes una nueva novia? ¿rompiste “la dieta” por que tus compañeros del trabajo llevan pastelitos para el café?…

No es tu culpa. De hecho es normal que alguien más te haya contagiado con sus malos hábitos, pero la buena noticia es que vacunarte contra estos y comenzar una epidemia de bienestar es muy fácil. 

Cuando tú empiezas a incorporar un nuevo hábito saludable en tu rutina tu bienestar mejora pero, también, contagias a toda esa gente que quieres ver saludable y feliz.

¿Te animas? Aquí encuentras 3 pasos para dar el primer paso y convertirte en un verdadero rockstar de salud que inspire a todos los demás;

¡HEY! también encuentras el audio para escuchar gratis del artículo…

Si prefieres escuchar el audio del artículo haz click aquí abajo:

En estos días el buen ejemplo es una enfermedad que debe contagiarse 

Una historia épica de los contagios fue la famosa Mary Tifo 1 

Ella fue una cocinera en Nueva York quién estaba esparciendo el virus de la tifoidea en toda la comida que preparaba. Las autoridades sanitarias descubrieron que todos los enfermos tenían algo en común: habían ido al mismo restaurante. Fue solo después de darse cuenta de la fuente cuando pudieron tomar acción para intentar mantener bajo control al virus, y evitar poner en riesgo a más personas. 

Pero, no solo las enfermedades se contagian, sino también los hábitos.

Tenemos la capacidad de contagiar nuestros hábitos (buenos y malos) con las personas de nuestro al rededor, y al revés, las personas en nuestro al rededor pueden contagiarnos con sus comportamientos.

¿No me crees?, sigue leyendo para enterarte por qué…

Los humanos tendemos a imitar a otros humanos

los humanos imitamos a otros humanos

Un buen ejemplo al respecto fue algo que me pasó hace poco.

Estaba caminando por la calle en busca de un lugar para comer. En eso, vi que un restaurante tenía una fila enorme de gente esperando una mesa para comer en ese lugar.

Como puedes adivinar, lo que hice inmediatamente fue unirme a la fila. Mi lógica me decía: “Si hay tanta gente en este lugar, sin duda tiene que ser muy bueno”.

¿Te ha pasado algo similar?

Por ejemplo, a la hora de comprar un libro, no inclinamos más por aquellos más vendidos; cuando compras algo en linea prefieres aquel producto con mejores comentarios, o con más estrellas; a la hora de elegir una película en el cine, preferimos la que nos recomendó nuestro compañero de trabajo.

Un curioso estudio demostró que las personas tienden a descargar las canciones más descargadas, que las más nuevas o las que les gustan más.

Esta inclinación de imitar a otros humanos, se trata de un fenómeno natural conocido psicológicamente como “Conformidad” 2 

La conformidad puede ser tan poderosa que tiene efecto aún cuando no encuentras una buena explicación para tomar cierta acción, e incluso tiene un efecto de forma inconsciente. 

Piensa por ejemplo cuando alguien sonríe en una película, te aseguro que tu sonríes, o cuando alguien bosteza delante de ti, y se vuelve inevitable bostezar también.

En un experimento puedes darte cuenta de lo poderosa que es la conformidad en nuestra rutina diaria. Puedes ver el video del experimento aquí abajo:

video

Pero esto no simplemente se trata de observaciones sociales y fenómenos psicológicos, sino que además se han hecho varios estudios neurológicos que respaldan este hecho.

Se ha visto que contamos con un tipo de neuronas encargadas específicamente de imitar los comportamientos de los demás 3 4. Lo cual es de gran utilidad para leer el lenguaje no verbal, para ser más empáticos, y para convivir como especie en grupos (así como otros animales). 

tenemos neuronas para imitar

Escuché el caso de un mono que fue rescatado después de ser la mascota de una familia con niños pequeños, y al tratar de reintegrarlo a su mundo natural, fue rechazado por la manada. Su comportamiento era parecido al de un bebé humano, y no al de un mono, lo que significaba peligro para los de su especie.

Lograr copiar el comportamiento de otros humanos, es una gran noticia cuando se trata de seguir a tu amigo el deportista, o de imitar a tu esposa la nutricionista. Pero, está capacidad es una gran desventaja cuando fumas por que tu mejor amigo lo hace, o cuando te quedas en el sofá toda la tarde por que tu papas lo hacen.

La conformidad también tiene un impacto en tus hábitos.

¿Alguna vez escuchaste la frase “se predica con el ejemplo”?…

Pues es una verdad absoluta.

Tengo varios ejemplos reales y comprobados científicamente que respaldan esta poderosa frase:

  • Si tus amigos comienzan a subir de peso es probable que empieces a subir de peso tu también 5
  • Las notas de los estudiantes universitarios están influenciadas por los compañeros de dormitorio 6
  • Los hijos de padres de familia que hacen ejercicio conservan el hábito en su edad adulta 7

Esto no solo se trata de investigaciones y estudios, sino que es parte de la vida diaria de personas reales (como tú y como yo), por ejemplo, este es una parte de un correo que recibí hace algunos meses:

Desde que tuve mi hijo hace 3 años engorde mucho […] Mi problema se daba porque mi novio es muy delgado y siempre quería que yo cocinase comidas muy caloricas porque su trabajo es muy desgastante también.  De a poco empezaba a ceder con un poco de pasta, sándwiches hasta llegar a las meriendas hipercaloricas y beber jugos en lugar de agua. […]

Es totalmente cierto, muchas veces tu pareja, tus padres, compañeros o amigos, están influyendo en tu salud para bien o para mal (incluso sin que te des cuenta).

Lo que significa que tú aprendes y sigues los hábitos de las personas con las que más convives…y las personas que más conviven contigo aprenden de tus hábitos (vuelve a leer eso).

tu sigues habitos de otros y otros siguen tus hábitos

Esto puede verse claramente con los niños, pues son mucho más influenciabas que cualquier adulto.

Por ejemplo, se ha visto que las familias que consumen refresco, implantan el hábito en los niños 8, y ocurre lo mismo con el tipo de comida que se sirve en la mesa 9

Los hábitos familiares influyen directamente en el desarrollo saludable (o no saludable) de los niños.

 

Las cosas se ponen peor, por que no solo imitamos los comportamientos de la gente a nuestro al rededor, sino que adicionalmente tenemos la tendencia de estancarnos con ese comportamiento (incluso si perjudica nuestro bienestar).

Es decir que este nuevo comportamiento o acción adoptada puede perdurar a través del tiempo, e incluso de generación en generación.

Esto explica por que a pesar de que sabes que hacer ejercicio es bueno para tu salud, prefieres ver el partido de fútbol; explica por qué a pesar de tu deseo de bajar de peso de hace años, al día de hoy sigues comprando galletas en la cafetería.

Si es tu caso, no te preocupes, tengo una buena noticia para ti a continuación.

Tú puedes convertirte en un gran ejemplo (y evitar que te contagien malos hábitos)

Tú mismo tienes la vacuna, y la cura para erradicar esos malos hábitos que te han contagiado.  

Esto no quiere decir que tengas que alejarte de la gente que te rodea si tienen malos hábitos, o que tengas que mudarte a un continente con otra cultura…

El cambio empieza en ti, y se trata simplemente en formar un nuevo hábito saluable.

Cuando te das cuenta de que estás imitando hábitos poco saludables y te decides a mejorarlos, además de mejorar tu salud, también te conviertes en un ejemplo que puede influenciar positivamente a las personas que te contagiaron en primer lugar.

"Deja de imitar hábitos malos y empieza a contagiar hábitos saludables..."

conviértete en un gran ejemplo

Todos tenemos  la responsabilidad de mejorar nuestros propios hábitos, para contagiar hábitos saludables con la gente que nos rodea.

Pero, también tenemos la misma responsabilidad de ser conscientes cuando seguimos los hábitos poco saludables de alguien más (y empezar a hacer algo al respecto).

Probablemente piensas que es imposible, pues muchas veces seguimos los pasos de alguien más de forma inconsciente, y es verdad, pero, lograr darte cuenta de que estás aprendiendo comportamientos poco saludables es perfectamente posible, ¡y totalmente necesario!

Entonces, la pregunta del millón es la siguiente: ¿Cómo puedo darme cuenta de que estoy imitando hábitos poco saludables?

Y aún más importante: ¿Cómo empiezo a cambiarlos para convertirme en un gran ejemplo?

Sigue leyendo porque tengo una estrategia de tan solo 3 pasos que te dará resultado.

¿Cómo dejar de imitar hábitos malos y empezar a ser un ejemplo positivo?

El primer paso para cambiar tus hábitos (y para casi todo en esta vida) tú ya lo sabes, y se trata simplemente en ser consciente, en darte cuenta de tu situación.

¿Recuerdas la historia de Mary Tifo?..

Bien, pues las autoridades sanitarias solo pudieron detener la propagación del virus hasta primero ser conscientes del problema, y analizar con detenimiento la situación.

A ti te toca hacer lo mismo, en el siguiente y primer paso.

Primer paso: Analiza tu rutina diaria 

analiza tu rutina

Toma lápiz y papel, mira a tu alrededor y selecciona un hábito malo (poco saludable) que tengas. Por ejemplo: fumar, tomar refresco, estar sentado todo el santo día, comer galletas o bollería, etc.

Lo más probable es que encuentres muchos hábitos que no te gustan y que perjudican tu bienestar, escríbelos todos, pero haz el análisis de cada uno por separado.

Ahora ya que tengas seleccionado el primer hábito que quieres cambiar, escribe muy detalladamente en qué consiste este villano en tu rutina diaria.

Es más fácil si contestas estás preguntas: 

  • ¿En qué consiste ese hábito poco saludable en tu rutina?

Por ejemplo: Mi desayuno consiste en bollería y un café con leche todas las mañanas y no lo puedo evitar

  • ¿Cuándo recuerdas que empezó este hábito?

Por ejemplo: ¿Cuando empecé con ese desayuno? Desde que cambie de trabajo

  • ¿Está asociado con cualquier sentimiento, emoción, actividad, u horario?

Por ejemplo: En la pausa para desayunar en el trabajo

  • ¿Alguna persona con la que convives también tiene ese hábito?

Por ejemplo: Mis compañeros del trabajo compran donuts o galletas para todos

  • ¿Qué sensación percibes exactamente justo después de ese hábito?

Por ejemplo: Tengo un pico de energía y me siento más activo

Paso 2: Elige un solo hábito saludable (que reemplace al malo)

reemplaza tu mal habito

Aquí tengo que darte una mala noticia:

Debido a los malos hábitos proporcionan algún tipo de beneficio en tu vida, es muy difícil eliminarlos por completo (esta es la razón que explica porque consejos como “simplemente deja de hacerlo” rara vez funcionan.)

Pero no te desanimes porque tus hábitos “malos” sí pueden ser reemplazados por hábitos saludables.

Lo que significa que poco a poco tu hábito saludable desplaza a ese hábito malo, que adoptaste en un principio sin querer. 

Lo anterior tiene una gran ventaja pues tu energía no tiene que estar dirigida en tratar de eliminar ese hábito malo en particular, sino en incorporar y ser constante con un nuevo, y saludable hábito.

No hay respuestas incorrectas, puedes elegir cualquier tipo de hábito saludable de inicio. 

Este artículo te habla más al respecto.

Sin embargo te aconsejo que este nuevo hábito este literalmente reemplazando de alguna forma el malo hábito que queremos debilitar.

Me explico mejor: es necesario sustituir un mal hábito con un nuevo hábito que proporciona un beneficio similar.

elige un habito sano con un beneficio similiar

Por ejemplo: Reemplaza el cereal de caja por una rica avena con fruta

Por eso es tan importante que no te saltes el paso anterior (si no lo has hecho regresa, aquí te espero…)

Como puedes ver, tu análisis personal es la clave para desterrar de tu vida los malos hábitos (y sustituirlos por otros mejores)

  • Por ejemplo: “Quiero dejar de desayunar bollería y café azucarado”
  • Nuevo hábito saludable: “Me tomo un té verde antes del café”
  • Otro ejemplo de nuevo hábito saludable: “Desayuno un poco de avena, fresas congeladas y yogurt natural

Muy probablemente este pequeño cambio saludable te ayude a desplazar sin mucho esfuerzo al otro hábito, en este ejemplo porque ambas acciones generan un beneficio similar, ambas acciones son simples y generan un pico de energía posterior. 

Paso 3: Se constante y conviértete en un gran ejemplo a seguir

logra ser constante

Lo único que tienes que tener en mente es en lograr ser constante con esta pequeña nueva acción, punto.

Poco a poco verás que otros hábitos malos de tu lista también irán desapareciendo gracias a este efecto saludable en cadena que te regalan un hábito saludable de inicio.

Hay varias formas de lograr ser constante para formar un nuevo hábito y romper con malos hábitos.

Te dejó aquí algunas estrategias, experimenta cual funciona mejor para ti:

  • Elige un recordatorio para tu nuevo hábito:

Una nota o una alarma funcionan para no olvidar cumplir con tu nuevo hábito, recuerda además llevar un registro diario.

Este artículo te dice más al respecto.

  • Elimina los recordatorios del hábito que quieres eliminar:

Esto se trata de un auto-sabotaje pero en positivo, es decir, poner la mayor cantidad de obstáculos para no caer nuevamente en el mal hábito que te contagiaron.

Por ejemplo: esconde los refrescos que compra tu marido.

Este artículo te dice más al respecto.

  • Rodéate de gente que tiene tu misma visión, o invita a alguien a hacer equipo

Se ha visto que hacer ejercicio con alguien que es más fit que tú te impulsa a esforzarte más inconscientemente. Y lo mismo pasa con tus otros hábitos, haz equipo con otras personas y aprovecha la oportunidad de conocer a más gente que comparta tu nueva visión saludable.

  • Habla más con la gente sobre tu nuevo hábito

Hacer pública tu meta te regala más probabilidades de lograrla ¿no me crees? 

Pon en práctica está estrategia: publica en alguna red social, envíale un mensaje a algún amigo o escribe en los comentarios de aquí abajo tu nuevo hábito saludable ahora mismo. 

  • Piensa positivo y se paciente

Los resultados llegan con el tiempo, no te desanimes con pensamientos negativos, y date la oportunidad de construir una rutina más saludable para ti. 

Este artículo habla más al respecto.

Espero que este artículo te haya dado una gran motivación para empezar tu tratamiento contra los hábitos poco saludables que te han contagiado.

De hecho, si estás leyendo esta última parte quiere decir que aceptas los términos y condiciones, y estás de acuerdo con la gran responsabilidad que tienes ahora:

Tienes que empezar a ser fuente de inspiración y un gran ejemplo para la gente que te rodea.

 

¡Empieza hoy a contagiar hábitos saludables con el mundo!

Y a ti ¿alguna vez te han contagiado con malos o buenos hábitos? ¿Como cuáles? Comparte conmigo tu respuesta en los comentarios de aquí abajo…

Ayúdame a esparcir salud y crear una epidemia de bienestar ¡Comparte para hacerlo viral!

  1.  https://en.wikipedia.org/wiki/Mary_Mallon
  2.  http://www.simplypsychology.org/conformity.html
  3. https://en.wikipedia.org/wiki/Mirror_neuron
  4. http://www.rinconpsicologia.com/2014/01/las-neuronas-espejo-que-son.html
  5. http://www.nejm.org/doi/pdf/10.1056/NEJMsa066082
  6. http://qje.oxfordjournals.org/content/116/2/681.short
  7. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4126287/
  8. http://www.npr.org/sections/thesalt/2012/08/22/159840484/kids-ditching-full-sugar-soda-for-diet-drinks-just-like-mom-and-dad
  9. http://www.bps.org.uk/news/parental-choices-influence-childhood-eating-habits
Editado

Este artículo fue enviado primero a los suscritores.

Únete GRATIS y recibe el siguente artículo antes que nadie. Además recibes contenidos y beneficios exclusivos de los que solo puedes enterarte por correo.

Comentarios:

  • Gracias a ti por leer María Jesús, te envío un fuerte abrazo de regreso!

Mobile Analytics

© 2014 – 2017 habitualmente.com

105 Cariños
49 49 5