Sígueme en Facebook

Aquí encuentras artículos interesantes, reflexiones y consejos útiles que no comparto en otro lado.

Sígueme en Instagram

¿Te gustaría ver lo que pasa detrás de pantalla? Sólo en Instagram comparto momentos personales e inéditos que no encuentras en ningún otro lado.

Sígueme en Instagram

Sígueme en Pinterest

En Pinterest comparto todos tus contenidos favoritos en forma visual. Recetas saludables, Rutinas de Ejercicio y Descargas Gratis. ¡No te lo pierdas!

Sígueme en YouTube

¡Recibe mis mejores contenidos semanalmente en video! Todavía no he empezado mi canal pero si te suscribes ahora recibiras un regalo exclusivo en cuanto esté listo.

Una mini reflexión para reconsiderar tu consumo de alcohol

de | Recibe mis actualizaciones GRATIS aquí

Hemos vivido tiempos de mucho estrés y con ello, se ha reportado que el consumo de alcohol ha aumentado mucho. Recurrir a las bebidas alcohólicas para “relajarse”, “olvidar preocupaciones” o “escapar de la rutina” es sumamente común, pero esto no quiere decir que sea saludable para ti.

Por eso, en este pequeño artículo quiero invitarte a que reconsideres tu consumo de alcohol. Quizás piensas que no lo necesitas porque no bebes tanto y, te creo. Pero, verás que es muy valioso evaluar tu forma de beber, incluso si no crees que lo hagas de forma excesiva. 

El objetivo no es regañarte o juzgarte, lo que me gustaría lograr es que te animes a reflexionar y, descubras qué te motiva en realidad a hacerlo. Esto te ayudará a ser más consciente de tus decisiones y, poco a poco construir una versión más saludable de ti.

El alcohol no es la respuesta, solo te hace olvidar la pregunta

¡¿Estás embarazada?!

Esa es la pregunta que escuché varias veces, después de decir – “no gracias”, ante un ofrecimiento de cerveza o cualquier otra bebida con alcohol.

Y es que, es tan normal beber alcohol, está tan integrado en nuestra sociedad que, cuando alguien no lo hace, tiene que existir alguna razón extraordinaria, algo así como una condición médica o religiosa que lo justifique. 

Pero a veces, simplemente no existe ninguna razón o, probablemente pueden existir varias razones. 

En mi caso, pues que soy nutricionista (y sé que beber alcohol no es saludable), que soy mamá (y quiero ser un buen ejemplo), que me gusta sentirme en control de mis decisiones (y el efecto del alcohol hace lo opuesto).

Pero, la pregunta no es ¿por qué no bebo alcohol?, creo que una pregunta mucho más importante y, que todos deberíamos de hacernos es: ¿por qué sí beber alcohol?…

Piénsalo, el alcohol es una sustancia omnipresente en nuestra vida cotidiana y, está por todos los rincones: para acompañar las comidas, en cualquier celebración, en los videos musicales, las películas y series que vemos, en los anuncios de la televisión, en los carteles de la ciudad, etc.

Parece que siempre hay una buena razón para beber alcohol.

Pero, una vez más la pregunta es ¿por qué? 

Mi posición como profesional de la salud es dejarte claro que, no existe tal cosa como consumo “moderado”de alcohol, porque piénsalo ¿hasta qué punto es realmente moderado?

Desde el punto de vista de la salud, no existe el consumo “moderado”de alcohol

Es una línea gris difícil de identificar y, fácil de cruzar. 

Beber alcohol se vuelve tan habitual que, perdemos de vista nuestros patrones de consumo.

Por eso es tan útil reconocer los desencadenantes que nos impulsan a beber y, aprender habilidades para controlar estos impulsos. 

Yo sé que estás a punto de cerrar esta ventana, pero por favor quédate conmigo porque, el objetivo de este artículo no es regañarte o juzgarte, lo que me gustaría lograr, es simplemente que reflexiones y descubras qué exactamente te motiva a beber alcohol, te aseguro que te sorprenderás.

Sigue leyendo…

¿Por qué bebés alcohol?

Es la primera pregunta que deberíamos hacernos. Y, una delas respuestas más comunes es: para relajarnos.

Hemos vivido durante más de un año con niveles altos de estrés.

La pandemia de COVID-19 ha trastornado nuestros horarios, ha interrumpido nuestra vida personal y profesional y, ha dejado a muchos de nosotros sintiéndonos aislados y ansiosos. 

Y para lidiar con estas situaciones, muchas personas han recurrido más que nunca al alcohol. 

Según algunos estudios recientes, los participantes que informaron “sentir estrés”, tenían más probabilidades de beber con más frecuencia y en mayores cantidades. 

Y el 60% de las personas encuestadas informó que bebían más alcohol que antes 1 2

Otras respuestas  comunes a la pregunta “¿por qué bebes alcohol?” son las siguientes:

  • Para divertirme
  • Para olvidar mis problemas
  • Para celebrar 
  • Por costumbre
  • Para desinhibirse
  • Porque me gusta el sabor

Todas son muy válidas, pero te aseguro que cada una de estás respuestas tiene más capas para profundizar…

Quizás detrás del “me gusta”, hay una presión social exagerada que simplemente te impulsa a seguir la corriente de tu círculo social y sentir que formas parte.

Tal vez detrás del “para divertirme”, hay un problema de autoestima o confianza personal en el que deberías de trabajar, y no solo parcharlo con una o dos copas.

Te quiero dar un ejemplo de la vida real:

Tengo una amiga que se sinceró conmigo acerca de su consumo de alcohol.

Se dio cuenta de que su pequeño hábito de beber una copa de vino después del trabajo, era en realidad una forma de lidiar equivocadamente con el estrés que conlleva ser mamá de dos niños pequeños y, trabajar al mismo tiempo.

Sin darse cuenta, en el camino a casa ya estaba “saboreando” esa copa de vino blanco. Al primer trago se sentía más relajada y, para el sexto trago sentía que podía ser una mejor esposa y mamá.

El alcohol desaparecía momentáneamente la ansiedad, frustración, y el estrés.

El alcohol era un recurso cotidiano para tener un escape de la vida diaria y, eso me parece peligroso.

Hacer uso del alcohol para lidiar con el estrés, no es sano.

Simplemente porque existen diferentes recursos o estrategias que te ayudan a relajarte, sin perjudicarte de ningún modo.

Lo mismo que usar el alcohol para “olvidar problemas”, para “escapar de tu rutina”, para desinhibirse, para atreverte a hacer algo, como el único pretexto para conversar o para poder pasarla bien en un lugar.

El alcohol puede ser la opción más común o quizás, hasta la más fácil (debido a la costumbre) pero si lo piensas, nunca es la mejor para ti.

De alguna forma te perjudica o te pone en riesgo, ya sea a corto o a largo plazo.

Además, el hecho de recurrir al alcohol constantemente con alguna de estas finalidades, quiere decir que hay algo en lo que deberías de poner atención en tu vida, algo en lo que deberías de trabajar más, algo que no está del todo bien.

Por eso es tan valioso detenerte y reconsiderar tu consumo de alcohol.

Mini reflexión para reconsiderar tu consumo de alcohol

Hoy, no quiero enumerarte las consecuencias de beber alcohol, porque hay grandes artículos y videos que lo están difundiendo estupendamente. 

Como este de aquí, este video de aquí y este otro de acá.

Hoy, solo quiero invitarte a reflexionar.

Me gustaría que analices, cuáles son los verdaderos motivos que te hacen consumir bebidas alcohólicas.

Pero Tania, yo solo tomo una cerveza muy de vez en cuando 

Ya lo sé. Es muy probable que si llegaste hasta este punto, aún estés pensando si realmente es necesario analizar tu consumo de alcohol y, te entiendo.

Esto ocurre en parte, porque beber alcohol inunda el cerebro con dopamina, una sustancia que te hace sentir bien, que mejora tu disfrute en cualquier actividad que estés haciendo.

Pero eso, a su vez, afecta la parte de tu cerebro que controla las funciones ejecutivas, o el área que evalúa las consecuencias, inhibe los impulsos y maneja las emociones.

Todo lo anterior, afecta tu capacidad para evaluar fácilmente si su consumo de alcohol es preocupante o no lo es.

Tu cerebro no quiere renunciar a algo que se siente tan bien.

Por eso, es normal que nuestra mente te esté lanzando motivos (o excusas) para no cambiar este hábito.

No hay nada que nos fastidie tanto que, alguien revele en voz alta las mentiras que nos decimos en silencio.

Además hay un estigma social ante colocarnos la etiqueta de “alcohólico”.

De hecho, un estudio encontró que la vergüenza era la segunda razón más común por la que las personas no buscaban ayuda, después de la «falta de conciencia ante el problema de beber en exceso”

Pero, no es necesario etiquetarse a sí mismo para dar un paso atrás y, reconsiderar el papel del alcohol en tu vida. 

Piensa que es algo tan normal como si empezaras a reflexionar sobre si duermes bien por las noches, o si bebes suficiente agua durante el día. 

Una forma de comenzar a reconsiderar tu consumo de alcohol, es simplemente haciendo esta mini reflexión personal.

La clave está en sacar a la luz, tus motivos personales (y verdaderos) que te impulsan a beber alcohol (incluso si es una sola copa de vino), esto te ayudará a ser más consciente de tus decisiones cuando te encuentres bajo situaciones en las que sueles beber alcohol.

Sincérate contigo y descubre la verdad.

Responde a las siguientes 5 preguntas:

1.- ¿En qué momentos o bajo qué situaciones decido beber alcohol?.

Por ejemplo: en las reuniones familiares, cuando salgo con amigos, en casa después del trabajo, etc.

2.- ¿Hay algún estado de ánimo que predomina cuando lo haces?

Por ejemplo: estrés, preocupaciones, euforia, vergüenza, etc.

3.- ¿Cuál es el motivo real? ¿Qué es lo que realmente busco conseguir al beber?.

Por ejemplo: olvidar problemas, relajarme, ser más atrevido, etc.

4.- ¿Por qué creo que el alcohol me puede ayudar a conseguir eso que busco?

5.-¿ Existe algún otro recurso o estrategia para lidiar con ese estado de ánimo o para lograr el objetivo que buscas al beber alcohol?.

Por ejemplo: meditar para relajarte, trabajar en tu autoestima para tener más confianza en los eventos sociales, etc.

Tomate tu tiempo para responder.

Esta pequeña reflexión te ayuda a descubrir cosas en ti que no sabías, y poco a poco a construir un yo más saludable. 

Si después de hacer esta reflexión, te das cuenta de que quizás en la gran mayoría de ocasiones, realmente no es necesario beber alcohol, la siguiente parte del artículo te será de mucha utilidad.

¿Qué puedo hacer para no “quedar mal” por no beber alcohol?

Te confieso que muchas veces acepte una copa solo por quedar bien, por no saber qué decir, por miedo al qué pensarán de mi (seguro que soy aburrida) o por no ser mal educada.

Eso sí, a la primera que podía, casualmente olvidaba el vaso o el botellín por ahí, intacto. 

A veces las personas que beben, no pueden estar tranquilas si saben que alguien del círculo no está bebiendo alcohol.

Y si se te ocurre decir “no gracias”, es como echar leña al fuego porque comienza el ofrecimiento continuo… 

Desde mi experiencia, para escapar de aquellas situaciones, la mejor frase que puedes decir es esta:sí claro, pero más tarde” o “por supuesto, pero en un rato ¿vale?”.

Es decir que les regales una respuesta afirmativa pero, en un futuro indefinido.

Esto funciona porque no sienten un completo rechazo a su oferta y, verás que después se les olvida que no estás bebiendo alcohol. 

Aquí tengo un artículo sobre cómo aprender a decir que no. Dentro encuentras más ideas para marcar tus límites sin sentirte culpable y sin ofender a nadie.

Si ya lograste decir que no, aquí te dejo 3 opciones saludables para no beber alcohol

3 alternativas saludables para no beber alcohol

– Agua con gas y rodajas de limón 

Es refrescante, saludable, accesible en casi todos los eventos y, muy barato en cualquier establecimiento. 

Además si se ponen pesados tus acompañantes, agrega una rodaja de pepino y, puedes decir que tienes un gin tonic. 

Vale, no está bien mentir pero a veces para pasarla bien, hay que dejar al resto del grupo con la tranquilidad de que estás bebiendo con ellos.

– Cerveza sin alcohol 

A los que les gusta la cerveza, hay actualmente muchísimas marcas diferentes en versión sin alcohol y, aunque aún puede contener un porcentaje pequeño de alcohol (ojo embarazadas) me parece una buena alternativa para ver el futbol, conversar con un amigo o disfrutar en la terraza.

A mí no me gusta el sabor de la cerveza pero, mi esposo es alemán y, ya sabes que es tan típica la cerveza en su país que, le confío cuando me dice que las cervezas sin alcohol tienen buen sabor. 

– Bloody mary virgen

Este es mi cocktail favorito de todos los tiempos. Verás que incluso sin alcohol es realmente delicioso. Te animo que lo pruebes la siguiente vez que pongas el pie en un bar, solo que es un poco picante.

Y por último, ¿qué puedo hacer para no recurrir al alcohol cuando estoy triste, ansioso, preocupado o con estrés?

El alcohol te estaba ayudando a lidiar con alguna emoción negativa y, cuando se acaba, ese mecanismo que tenías para sobrellevar dicha emoción también desaparece.

Esto es muy bueno porque te da la oportunidad de encontrar otros recursos y estrategias que se alinean con tu bienestar.

Sobre todo porque, si bebes para calmar la ansiedad o la tristeza, corres más riesgo de desarrollar un problema grave con la bebida, además de que es más probable que no desaparezca la ansiedad y que simplemente acabes con más ansiedad en el futuro cercano 3

Así que, si tenías el hábito de beber después de un mal día,  es justo en ese momento cuando puedes comenzar a poner en práctica otras actividades que te ayuden a sentirte bien.

Experimenta y descubre que te funciona a ti. 

Aquí te dejo algunas alternativas para mantener al estrés a raya: 

  • Aprender a meditar 
  • Escribe lo que tienes en la mente y trata de identificar lo que sientes
  • Salir a dar un paseo
  • Empezar un nuevo hobby o aprender algo nuevo como pintar, tejer, dibujar
  • Hacer ejercicio
  • Leer un buen libro que te ayude a despejar (y despegar) la mente
  • Hablar con un amigo cercano o familiar
  • Buscar un terapeuta 

Si estás leyendo este párrafo, quiero felicitarte porque lograste analizar tu consumo de alcohol, sin complejos, sin sentirte culpable y sobretodo buscando lo mejor para tu salud y bienestar.

Antes de irte, por favor dale un vistazo a la siguiente nota…

NOTA IMPORTANTE: Si el hábito de beber alcohol es difícil de controlar y está afectando grandes áreas de tu vida, como tu salud, tus relaciones personales o tu trabajo, es sumamente importante buscar ayuda profesional. Este enlace puede ayudarte.

Ayuda a más personas a reconsiderar su consumo de alcohol y comparte

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7763183/
  2. https://jamanetwork.com/journals/jamanetworkopen/fullarticle/2770975
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6927748/
Editado

Este artículo fue enviado primero a los suscriptores.

Únete GRATIS y recibe el siguente artículo antes que nadie. Además recibes contenidos y beneficios exclusivos de los que solo puedes enterarte por correo.

2 Comentarios:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida.

    Excelente reflexión Tania. Creo que en tema de alimentación falta mucha cultura en general. Comemos por comer y bebemos por beber. El alimento y la bebida deben tener objetivos. Como dice una de las tantas frases memorables del padre de la medicina moderna, Hipócrates: “Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina”. Otro adelantado, Henry David Thoreau, dijo: “Me gustaría mantenerme sobrio siempre… Creo que el agua es la única bebida para un hombre sabio; el vino no es un licor tan noble».

    Cada vez más expertos dicen que el alcohol tiene poco (o nada) de bueno.

    Sin ir a extremos, una reflexión al respecto no viene de más.
    Un saludo desde Canarias!

© 2014 – 2021 Habitualmente.com
cambia tu mente, cambia tus hábitos, cambia tu vida
Cariños
12 5
50% Completado

Recibe GRATIS Mi Curso De 3 Videos Para Cambiar Tus Hábitos Y Transformar Tu Vida