Cambia tu mente, cambia tus hábitos, cambia tu vida

Cómo empezar a ahorrar dinero, gastar inteligente y ser feliz con menos

de | Recibe mis actualizaciones GRATIS aquí
Ahorrar dinero

Muy pocas personas en este planeta pueden presumir de ahorrar dinero. Para la mayoría (yo incluída) el dinero parece mantequilla y se nos resbala de la cuenta de banco rápidamente.

Al final del mes no sabes muy bien qué fue lo que ocurrió, no lograste ahorrar ni un centavo, e incluso es probable que las deudas sigan creciendo. Lo que evidentemente te genera una sensación de insatisfacción y frustración. Estas pequeñas decisiones (muchas veces impulsivas) acerca de nuestros gastos, nos cobran la factura en nuestro bienestar.

Mi relación con el dinero se ha transformado poco a poco, y me he vuelto más consciente de mis decisiones ¿quieres saber qué fue lo que hice para lograrlo? Aquí te lo cuento todo…

Descarga gratis 10 estrategias efectivas para ahorrar dinero

“¿Qué dice tu estado de cuenta acerca de tus prioridades?”

Todos queremos encontrar la semilla mágica que haga crecer un árbol de billetes todo el año ¿cierto?

En este artículo desafortunadamente aún no tengo la fórmula mágica para hacer crecer ese árbol y tener dinero a montones, tampoco tengo los trucos secretos para desaparecer tus deudas de repente.

Pero lo que sí tengo para ti son 5 poderosas estrategias que trabajan en la intimidad de tu mente para entrenar el autocontrol en tu vida, y evitar las compras innecesarias.

Los consejos para ahorrar dinero que encuentras aquí te ayudan a transformar tu relación con el dinero.

Pero antes de ir a ello, quiero contarte una experiencia personal que me tocó el corazón y que terminó de transformar mi relación con el dinero.

(Confía en mí tengo un punto con esta anécdota). 

Así cambié mi perspectiva sobre lo que tengo, lo que necesito, y lo que gasto

Hace poco tuve la oportunidad de ayudar.

Participe en un programa de voluntariado en Cambodia, que tiene la gran misión de rescatar a los elefantes que son maltratados (todos los que son usados para el turismo o para trabajar). El objetivo es que estos hermosos animales logren tener una vida digna y respetable en su ambiente natural.

La experiencia fue increíble, porque además de convivir de cerca con estos extraordinarios animales, también logre cambiar mi perspectiva material acerca de lo que tengo, de lo que gasto, y de lo que quiero.

HAcer voluntariado cambia tu percepción

Las condiciones para vivir durante ese tiempo de voluntariado fueron totalmente distintas a lo que conozco desde siempre.

Te cuento: solo tenía electricidad durante 3 horas en la noche, por consiguiente no había aire acondicionado, ni ventiladores en el día (a pesar de que la temperatura era de 39º); la ducha era solo un balde de agua, la comida era simple (pues tenía que conservarse sin refrigeración), y por supuesto la ropa se lavaba a mano.

El primer día me sentí sumamente incómoda, pero después algo increíble ocurrió: me di cuenta que soy feliz aun sin tantas comodidades.

No solo eso, comprobé que cientos de familias viven en esas condiciones de forma permanente, con un ingreso mensual de $40 (lo que cuesta un par de zapatos en zara).

De hecho esa comunidad tiene acceso a una fuente de agua limpia desde hace muy poco tiempo, y con lo que cuesta un iPhone puedes comprar 3 fuentes de agua potable, y cambiar la vida de más de 20 familias.

Durante esta semana, me sorprendí lo poco que necesito para vivir. Contrariamente a lo que pensé, dos horas de electricidad y de internet (como entretenimiento) son suficientes; comprobé que es posible bañarse sin desperdiciar tanta agua, use menos de la mitad de la ropa, y nunca había valorado tanto sentir el viento y la lluvia fresca.

Con todo esto no quiero decir que tengamos que vivir en estas condiciones para empezar a ahorrar, lo que quiero decir es lo necesario que es un cambio de perspectiva sobre lo que tenemos, lo que queremos, y lo que gastamos.

Generalmente nos creamos “necesidades” materiales que no existen.

Además ocurre algo que es aún peor: las relacionamos con nuestra sensación de felicidad.

"No te daña lo que te falta, sino la creencia de que lo necesitas..."

creamos necesidades que no existen

La búsqueda y la compra de bienes materiales nunca satisface plenamente nuestro deseo interno de felicidad. Puede dar lugar a una alegría temporal (que con algo de suerte solo durará solo algunos días).

Nuestra sociedad consumista nos enseña que las cosas son desechables, y que es más feliz quién gasta más.

Por eso, mejorar tu perspectiva acerca de lo que tienes y lo que gastas es fundamental para empezar a ahorrar, salir de las deudas, y desarrollar más autocontrol sobre tus compras.

Lo que nos decimos a nosotros mismos impulsa nuestro comportamiento, y a la larga define nuestro destino (vuelve a leer eso).

Tus decisiones sobre cómo gastas tu dinero, se reflejan en otras áreas de tu vida incluso sin darte cuenta (lo veremos más adelante)

Por eso, antes de saber cómo dar el primer paso para mejorar tus decisiones de dinero, es importante saber por qué tenemos ese hábito de comprar cosas que no necesitamos realmente.

¿Por qué compramos cosas que no necesitamos?

Todos conocemos esa sensación de comprar sin un motivo que justifique la compra.

Por ejemplo: te compras otro vestido nuevo y además necesitas de repente unos nuevos aretes, y un par de zapatos que combinen bien con el outfit; te compras una nueva televisión (más grande que la anterior) y de repente quieres unas nuevas bocinas, un playstation, y un nuevo sofá para disfrutar.

Este efecto de compras muchas veces impulsivas, o simplemente sin una razón lógica, se conoce como “Efecto Diderot”. 1

Diderot fue un hombre real, perteneciente a la clase media quién logró conseguir un poco de financiamiento para terminar su famosa y primer “Enciclopedia”.

Pero él utilizó ese dinero para comprar una mesa de roble nueva. Era tan bonita que simplemente quedaba mal con el resto de muebles en su casa, ¿qué fue lo que hizo enseguida? comprar más muebles nuevos que complementaran esa mesa nueva.

De ahí proviene el nombre de este efecto, el cuál define el acto de comprar algo adicional como efecto rebote de una compra.

Por supuesto el efecto no siempre es negativo, por ejemplo: cuando compras un auto, es inteligente comprar un seguro después. Sin embargo muchas veces compramos más cosas innecesarias encima de una compra innecesaria.

Pero entonces, si no necesitamos algo realmente ¿por qué lo compramos?...

Aquí hay algunas razones:

  • Compramos por pertenencia: Todos queremos sentirnos parte de un grupo y un objeto o una experiencia en común representa la aceptación o rechazo de los demás.
  • Compramos por status y reconocimiento: En cierto punto somos primates, y nuestro cerebro ancestral aún sigue compitiendo por dominancia. Algunos bienes materiales representan una situación de empoderamiento y de mayor status social.
  • Compramos por estrés y ansiedad: El hábito de obtener algo nuevo representa un alivio temporal para calmar la angustia, el estrés y la ansiedad.
  • Compramos por vanidad: Creemos que al adquirir ciertos productos nuestra aceptación sexual aumentará, y ese es precisamente el enfoque de la publicidad y marketing de ciertos productos (piensa en los anuncios de perfumes o de autos).
  • Compramos porque está en oferta (y podemos regresarlo): no tener riesgo de compra, y mejor aun tener un descuento hace irresistible ese producto ¿cierto?

Sin importar cuál se el motivo, el hecho de comprar y obtener una recompensa positiva nos genera un hábito.

el hábito de comprar

Es normal satisfacer un deseo y comprar algo por simple gusto propio o capricho, pero cuando esto se sale de control y afecta tu bienestar, es momento de tomar acción para cambiarlo.

¿Por qué es tan importante cambiar el hábito de comprar innecesariamente?

Es evidente que comprar cosas innecesarias hace que sea más difícil ahorrar, o hace que nos endeudemos más.

A mí me paso con un curioso hábito:

No se porque extraña razón me encanta comprar pulseras y brazaletes. Tengo muchísimas de todos colores y tamaños, pero ¿adivina qué?… ¡nunca las uso!

Cuando me pongo alguna pulsera, terminó por quitármela al poco tiempo porque no soporto el sonido del “tin tin tin” en la computadora mientras escribo.

Pero cuando veo una pulsera o un brazalete en una tienda, no puedo resistirme. En realidad mi cerebro quiere experimentar esa sensación de “olor a nuevo”.

El dinero invertido en cualquier tipo de compra innecesaria, podría ser ahorrado.

Y ahorrar te permite salir de las deudas, o invertirlo en algo más trascendental que tenga impacto en tu felicidad.

Las cosas se ponen peor porque tener el hábito de comprar “por comprar” puede extenderse a otras áreas de tu vida como: falta de control sobre lo que comes, sobre la cantidad de horas de televisión, sobre lo que bebes, etc.

Tal vez no se notará el impacto hoy de tus compras compulsivas en las seductoras rebajas de verano, pero, son estás pequeñas decisiones acumuladas las que generan un impacto negativo a largo plazo.

comprar mal se extiende en tu vida

Por el contrario, dejar de comprar “por comprar” se traduce en un efecto acumulativo positivo a futuro. Entrena el autocontrol y la disciplina en todas las áreas de tu vida.

Por ejemplo, podrás ver una mejoría cuando se trata de tener más inteligencia emocional, en tus decisiones de comida, en tu constancia con el ejercicio, o en tu habilidad para construir cualquier tipo de hábito saludable.

Además desarrollar un mayor autocontrol para resistir  tentaciones, o superar algún obstáculo con facilidad, nos genera una sensación de logro y satisfacción personal.

¿Cómo empezar a ahorrar dinero y gastar de forma inteligente?

Tengo 5 estrategias que me han funcionado personalmente.

Pero antes de que pongas en práctica cualquiera de estas, lo importante es ser consciente de estos gastos innecesarios, y de eso se trata la primera etapa de este artículo.

Etapa 1: Empieza un análisis de tus gastos 

etapa 1 análisis de gastos

Empezar a cambiar un comportamiento en nuestra rutina empieza cuando somos conscientes de que lo estamos haciendo.

Por lo tanto empezar a controlar las compras innecesarias y ahorrar dinero, empieza cuando haces un análisis de lo que has gastado.

Sólo tienes que seguir estos 2 pasos:

Paso 1: Haz un análisis de lo que ya compraste en el pasado 

Pasea la vista por tu casa, por tu habitación, por tus estados de cuenta, e identifica aquellas compras que pudiste evitar, aquellas que no son necesarias en realidad.

Una forma de hacerlo es con la siguiente regla:

“Si no lo he usado por más de 60 días, entonces se trata de un gasto innecesario”.

Esto te ayuda a identificar a qué tipo de compra innecesaria eres más propenso. Por ejemplo: a comprar zapatos, a comprar aparatos electrónicos, a comprar adornos para la casa, etc. Lo cual te ayuda a controlarte a ti mismo la próxima vez.

Si recuerdas en dónde fue la compra, también escríbelo (en el siguiente artículo sabrás por qué)

Paso 2: Registra todo lo que gastas a partir de hoy

Para evaluar la alimentación de una persona los nutricionistas hacen una serie de preguntas sobre todo lo que se comió el día anterior. Haremos lo mismo pero con tus gastos.

Durante esta semana registra absolutamente todo lo que gastaste cada día.

Suena tedioso y aburrido pero créeme funciona de maravilla para identificar en qué se va tu dinero. De hecho, el simple hecho de observar más detenidamente tus gastos te dará una sensación de control (incluso si no logras ahorrar ni un peso).

Para hacerlo más fácil estos son algunos consejos:

  • Programa una alarma en tu móvil 2 veces al día (por ejemplo en la mañana o en la tarde), y escribe en tu móvil lo que gastaste durante esas horas.
  • Descarga alguna app gratis para contabilizar tus gastos, como Fintonic y The birdy . En este artículo encuentras algunas otras más.
  • Si te es más simple usa una tabla de excel (es lo que hago yo), ahí puedes asignarle categorías a tus gastos, por ejemplo: #extras (algo que siempre puedes evitar y ahorrar), o #comida #pagos, #deudas, etc.

El objetivo de este ejercicio no es generarte una sensación de arrepentimiento, sino de conciencia.

Tampoco se trata de que nunca más compres algo que disfrutes o que te guste mucho, simplemente se trata de un entrenamiento de autocontrol que trae muchos beneficios en tu vida.

Etapa 2: Pon en práctica alguna de estas 5 estrategias efectivas

Etapa 2 ahorrar dinero

Cuando le quité el moño al regalo, y abrí la caja, me di cuenta de lo feo que era mi regalo…

Se trataba de un empolvado y viejo souvenir de china, que no servía para nada.

Seguramente te estás preguntando ¿a quién se le ocurrió regalar eso tan horrible?

Este regalo formo parte de un intercambio navideño muy divertido. En el cual en vez de comprar algún regalo nuevo, había que elegir algo que ya estuviera en tu casa pero que fuera un “pongo”. Es decir un objeto inútil, de esos que no sabes ni en donde poner “-¿en dónde lo pongo?-“ (de ahí el nombre).

Acumular “pongos” es como tirar el dinero, porque ni se aprovecha, ni los disfrutas, ni nada de nada. Tal vez tu armario esta lleno de pongos, o tu alacena, o tu casa entera.

En su lugar, aprender a comprar inteligente te permite ahorrar dinero sin mucho esfuerzo.

Para lograrlo, a continuación encuentras 5 estrategias simples que te ayudan a resistir la tentación de comprar innecesariamente, y al mismo tiempo entrenar el autocontrol en tu vida. 

Estrategia 1: Aumenta la serie de pasos para comprar algo

1 aumenta la serie de pasos

Bezos, el fundador de Amazon a dedicado su carrera entera para optimizar las compras en línea.

En realidad para comprar algo en su portal solo hace falta un simple click (que te toma menos de 1 segundo). Pero no solo en línea encontramos esta facilidad de comprar algo,  pues somos influenciados todo el tiempo y en casi todos los lugares por poderosas estrategias de venta.

El truco que te propongo a continuación, tiene la finalidad de crear un auto-sabotaje en positivo. Si las tiendas se encargan de hacerte las compras fáciles, el chiste es hacer lo contrario.

Es decir, poner la máxima cantidad de pasos para poder hacer alguna compra innecesaria. De esta forma, tienes más tiempo a tu favor para pensar mejor y no solo comprar por impulso (o por hábito).

Estas son algunas ideas:

  • Cierra sesión en todas las páginas en las que sueles comprar en línea, y así tendrás que poner tu usuario y contraseña cada que quieras entrar, regalándote valiosos segundos para pensarlo dos veces.
  • Haz incómoda tu compra: Lleva a tu novio o a una amigo que odie las compras, usa zapatos incómodos para ir al centro comercial, acude a una tienda muy lejos, o a una hora pico (créeme que aprenderás la lección).
  • No lleves ninguna tarjeta de crédito en la cartera, así solo podrás comprar con el dinero en efectivo que lleves (y sin endeudarte)

Estrategia 2: Pon un recordatorio en dónde está tu dinero 

2 escribe un mensaje recordatorio

Esta estrategia es como una trampa.

Se trata de colocar una pequeña nota en un lugar visible de tu cartera (por ejemplo en dónde pones las fotos) con un mensaje que te recuerde pensar mejor en lo que gastas. Por ejemplo, puede ser una pregunta:“¿En verdad quieres comprar eso?”, o un enunciado: “Tu dijiste que ibas a ahorrar”.

Inténtalo y comprueba si funciona para ti.

Estrategia 3: Procrastina las compras

3 procrastina las compras

Se nos ha dicho que procrastinar tiene consecuencias negativas en nuestra rutina, excepto cuando se trata de evitar caer en un hábito que queremos eliminar.

Si tienes la urgente necesidad de comprarte algo, porque no simplemente lo dejas para luego…

  • Quieres un par nuevo de zapatos, solo repite: mañana voy por ellos (y mañana haces lo mismo)
  • Quieres un segundo televisor HD en casa, solo repite: el domingo que viene voy a ver opciones (y el domingo vuelve a posponerlo)

El objetivo es retrasar el momento, y tener más tiempo para evaluar si realmente vas a disfrutar esa compra, o simplemente estás comprando por comprar.

Para hacerlo más fácil y controlar este impulso, piensa en el dinero que tendrás ahorrado en vez de gastarlo, y en la satisfacción personal de lograr controlar tu propia mente.

Si ya estás en la tienda, entonces la siguiente estrategia te será de utilidad…

Estrategia 4: Haz un test antes de comprar

4 haz un test antes de comprar

En la escuela, antes de aprobar a cualquier alumno el maestro tiene que hacer un examen ¿cierto?.

Lo mismo tendría que ser para tus compras, tú eres el maestro. Haz un test antes de comprar cualquier cosa y evalúa si pasa o no los requisitos.

Yo he aplicado esta estrategia mientras estoy formada en la fila para pagar,  de hecho, a veces me formo en la que tiene más gente para tener más tiempo de evaluar lo que voy a comprar.

Estas son algunas preguntas que puedes hacerte:

  • ¿Es esta una compra planificada?
  • ¿Va a terminar siendo un “pongo” en mi casa?
  • ¿He incluido esta en mi presupuesto?
  • ¿Por qué quiero / necesito esto?

Una vez que tengas claro todas las respuestas, puedes ir a la caja para pagar, o simplemente salir de la tienda.

Estrategia 5:  Compra algo y dona algo (o vende)

5 compra algo y dona algo

Esta estrategia es mi favorita.

A todos nos gusta estrenar algo y percibir el olor a nuevo. Entonces no te resistas más, y disfruta la sensación de comprarte algo nuevo, la única regla es que entonces tienes que donar algo similar (o con un valor equitativo).

Por ejemplo: si me compro un vestido nuevo, tengo que donar un vestido (puede ser uno que tengas desde el 80); si me compro un nuevo videojuego, tengo que donar uno viejito.

Verás que no es tan fácil donar algo, y es perfectamente normal. De hecho, se trata de un fenómeno muy estudiado en economía.

Se ha visto que las personas inconscientemente tienden a darle más valor del que en realidad tienen a sus pertenencias. Y por esta razón tendemos a acumular cosas y se vuelve difícil deshacerte de ellas.

En un estudio realizado por el ganador de premio Nobel Daniel Kahneman, se puede observar claramente este fenómeno 2. En el experimento se les dio sólo a la mitad de los participantes unas tazas para el café.

Después se les pregunto a la mitad de participantes que no tenían tazas cuánto estaban dispuestos a pagar por una taza como la de los otros participantes.

Mientras que a los participantes que si tenían una taza se les preguntó por cuánto dinero estaban dispuestos a vender su taza.

Aquí empieza lo interesante: los participantes que si tenían una taza se negaron a venderla en menos de $5.25, mientras que los que no tenían la taza estaban dispuestos a pagar sólo $2.25.

El simple hecho de poseer algo hace que lo valoremos más. En cambio si no es nuestro lo valorizamos menos.

En tu vida estoy segura de que podemos encontrar el mismo fenómeno sobretodo cuando se trata de donar esas pertenencias. Piensa en el libro acumulando polvo en la mesita de noche, en la camisa que te regalo tu tía y sigue sin estrenar, o en ese raro utensilio de cocina que no usas para nada.

Este truco para ahorrar en verdad funciona….

Si compraste algo que en realidad no necesitabas tanto, entonces elige un objeto que puedas donar en su lugar, será un ejercicio para darte cuenta de lo que ya tienes, y evitar comprar por comprar.

Para hacerlo más fácil pregúntate: si no fuera mío ¿cuánto pagaría por esto?

Haz la prueba ahora, observa los zapatos que traes puestos, y pregúntate:  ¿cuánto pagaría por ellos?

Es probable que te sorprendan tus propios pensamientos, y por ello valores lo que ya tienes en lugar de comprar más.

Seguramente encuentras un centro de acopio, un orfanato, un asilo, o cualquier centro de beneficencia para donar algo. Y si no es común que existan tiendas de segunda mano a tu alrededor.

¡Estrategias de emergencia para ahorrar!

Pero Tania mi caso es extremo, mi dinero cobra vida propia y se gasta solo ¡¡qué hago para ahorrar?!

Si definitivamente tú necesitas más consejos para ahorrar (y tener el hábito), tengo para ti 10 trucos extras para que los pongas en práctica a partir de hoy.

Haz click aquí y te los envío totalmente gratis.

descarga gratis estrategias para

A partir de hoy tu vida será más abundante, tendrás una mejor relación con el dinero y podrás ahorrar un poco más de dinero para invertirlo en aquello que realmente necesites.

No importa si eres estudiante, si estás a tope de deudas, o si el dinero no te alcanza, estoy segura de que encontrarás el mejor truco para ahorrar dinero que se ajuste a tu vida, y a tus necesidades.

Y tú ¿cuántas veces has comprado sin pensar? ¿cuál es tu estrategia para ahorrar?, escríbeme en los comentarios de aquí abajo…

Ayúdame a difundir el secreto para gastar menos y ahorrar más ¡comparte!

  1. Diderot Effect http://bit.ly/2bJqJjR
  2. https://www.jstor.org/stable/1942711?seq=1#page_scan_tab_contents

Este artículo fue enviado primero a los suscriptores.

Únete GRATIS y recibe el siguente artículo antes que nadie. Además recibes contenidos y beneficios exclusivos de los que solo puedes enterarte por correo.

14 Comentarios:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014 – 2017 habitualmente.com

169 Cariños
83 72 12