Sígueme en Facebook

Aquí encuentras artículos interesantes, reflexiones y consejos útiles que no comparto en otro lado.

Sígueme en Instagram

¿Te gustaría ver lo que pasa detrás de pantalla? Sólo en Instagram comparto momentos personales e inéditos que no encuentras en ningún otro lado.

Sígueme en Instagram

Sígueme en Pinterest

En Pinterest comparto todos tus contenidos favoritos en forma visual. Recetas saludables, Rutinas de Ejercicio y Descargas Gratis. ¡No te lo pierdas!

Sígueme en YouTube

¡Recibe mis mejores contenidos semanalmente en video! Todavía no he empezado mi canal pero si te suscribes ahora recibiras un regalo exclusivo en cuanto esté listo.

Cómo ayudar a los niños a tener el hábito de hacer ejercicio (apto para edades entre 2 y 99 años)

de | Recibe mis actualizaciones GRATIS aquí

Crear el hábito de hacer ejercicio es uno de los regalos más valiosos que les puedes dar a tus hijos. Estás invirtiendo en su salud, bienestar, confianza y autoestima futura.

Así como la educación es fundamental e irremplazable, el ejercicio también debería de formar parte de la crianza en todas las familias.

Aquí encuentras algunos consejos que son de gran ayuda para motivar a los niños a que adopten el hábito de hacer ejercicio (y estoy segura de que te ayudará a lograrlo también). Ha sido revisado por dos profesionales expertos: una psicóloga infantil y un licenciado en educación física, sigue leyendo…

Tus hábitos construyen tu futuro (y el de tus hijos)

Desde que tengo memoria, me ha encantado participar en actividades deportivas.

A lo largo de mi infancia y juventud, recuerdo que siempre me emocionaba poder asistir a las clases extra escolares como gimnasia y tenis.

Y puedo decir con seguridad que el hábito de hacer ejercicio ha sido uno de los más importantes a lo largo de mi vida. 

Estoy convencida de que gracias a este hábito, se han derivado otros hábitos saludables y cualidades que me han ayudado enormemente en mi profesión y en mi vida diaria.

Cosas como la disciplina, la constancia, la paciencia, el esfuerzo, la confianza personal, la sana competencia y un largo etcétera…

Y es que la actividad física en la infancia tiene muchos beneficios, algunos son:

  • Tener un peso saludable 
  • Crear músculos y huesos fuertes
  • Mejor patrón de sueño
  • Reduce el riesgo de lesiones
  • Mayor rendimiento deportivo
  • Confianza personal

Los niños físicamente activos también tienen más probabilidades de ser más exitosos en la escuela (porque brinda regulación emocional y un niño en calma, aprende de forma espontánea)

La ventaja es que, a diferencia de los adultos, para los niños el ejercicio es parte natural de la vida cotidiana. 

Corren a todas partes, brincan, juegan, bailan y constantemente prueban las habilidades y los límites de su cuerpo…

El problema aparece cuando no hay ningún tipo de actividad física en la vida de los pequeños. Ya que el sedentarismo, sumado a una mala alimentación contribuye a la aparición de obesidad.

Actualmente se calcula que el 30% de los niños y el 40% de las niñas presentan obesidad y, esto aumenta el riesgo de presentar enfermedades crónicas y cardiovasculares (como diabetes o hipertensión)

Y lo peor es que el 80% de los niños con obesidad, se convierten en adultos obesos.

Es decir que en estos tiempos “dar el estirón” y perder la grasa de la infancia, no siempre ocurre.

Nuestro cuerpo está hecho para moverse y, el movimiento es fundamental para el adecuado desarrollo tanto físico como mental, desde la infancia temprana hasta la adolescencia (y claro, a todas las edades)

Sin embargo, es en la infancia en donde se forjan los hábitos que nos acompañan en nuestra vida adulta y, la buena noticia es que los niños tienen la capacidad de adoptar nuevos hábitos con mucha facilidad.

Pero, necesitan de tu ayuda para lograrlo.

Según los expertos, los niños menores de 6 años deben disfrutar de la actividad física diaria y natural, como correr, saltar y brincar. 

Mientras que los niños de 6 a 17 años, deben hacer ejercicio a una intensidad lo suficientemente alta como para aumentar su frecuencia cardíaca durante al menos una hora al día, cinco días a la semana.

Así que un pequeño esfuerzo familiar, puede resultar en grandes beneficios para el futuro.

Aquí te dejo algunos consejos que pueden ayudarte a ti y a tus hijos a establecer el hábito de hacer ejercicio.

1.- Dales la motivación correcta

En ocasiones cuando los adultos saben que algo es importante para los pequeños, se optan por ciertas estrategias para incentivarlos a tomar acción.

Sin embargo, aunque algunas estrategias funcionen en ese momento, a largo plazo pueden ser contraproducentes, sobre todo porque no los impulsan a continuar el hábito a lo largo de su vida.

Estas son algunas cosas que NO ayudan a formar el hábito de hacer ejercicio a largo plazo:

  • Obligarlos a hacer ejercicio o castigarlos por no hacerlo.

Obligarlos a cumplir con la cuota de ejercicio, no es una buena estrategia a largo plazo.

Tal vez accedan a ir a la clase de fútbol porque quieren evitar que mamá o papá se enfaden; o porque quieren hacerlos sentir orgullo; tal vez acuden para evitar el castigo de no ver televisión, pero en cualquier caso no están creando una motivación personal que permanezca sobre el tiempo.

Incluso, es probable que ellos desarrollen un resentimiento hacia la actividad física que solo impide tener el hábito en el futuro.

  • Darles incentivos no saludables

A veces se dicen cosas como: “si vas a la clase de natación, te llevo a comer hamburguesas el domingo” o “después del karate vamos por un helado”

Esta estrategia tampoco funciona a largo plazo ya que les crea la idea de que el ejercicio es un sacrificio, porque lo verdaderamente valioso o divertido es lo que voy a recibir posteriormente.

Con esto les enseñamos a los niños que el ejercicio por sí mismo, no tiene ningún valor.

Yo creo que no tiene nada de malo, si decides darles un regalo o llevarlos de vez en cuando por una pizza en familia, el problema es relacionarlo con el ejercicio.

¿Cómo motivar a los niños para hacer ejercicio de la forma correcta?

Esto es lo que puedes poner en práctica para motivar a los niños a hacer deporte.

  • Darles recompensas saludables que se alineen con la actividad física

Por ejemplo: 

– Si logras todo el mes acudiendo al fútbol, vamos por un balón nuevo 

– Si consigues sacar a pasear al perro todas las tardes, te regalo unos zapatos deportivos con luces en la suela

– Si no fallas a la clase de natación esta semana, hacemos una caminata juntos en la naturaleza el domingo

De esta forma, la lógica que tendrán es que el premio por hacer ejercicio es simplemente más ejercicio. 

Este incentivo los motiva a realizar más actividad física y, al mismo tiempo, les crea un reto para no fallar, algo con lo que emocionarse y motivarse.

  • Valora y resalta su esfuerzo y sus avances 

Los niños necesitan adquirir confianza para adoptar el hábito de hacer ejercicio y tu aprobación es fundamental para lograrlo.

Así que diles lo bien que hicieron esa patada karateka, o lo rápido que han corrido para alcanzar la pelota. 

En vez de decir: «Me gusta cómo haces…» es mejor decir «Qué gran avance estás teniendo con…»

En vez de decir: «Lo hiciste genial pero…» es mejor decir «Nunca te diste por vencido, aunque era retador…»

En vez de decir: «Estoy muy orgullosa de…» es mejor decir «Mira cuánta dedicación y esfuerzo has puesto con tus…»

Por ejemplo:

  • Hoy metiste un súper gol en el partido, debes de sentirte muy orgulloso de ti
  • ¿Te diste cuenta que ya puedes pararte de manos en la gimnasia sin ayuda? eso sí que es un gran avance
  • ¡Wow! ya lograste andar en bicicleta tu solito ¡eso es el fruto de tu esfuerzo chiquito!

Además, de esta forma ponemos el foco en la actividad física per se, en la constancia y el esfuerzo. Valores que son la base para continuar con el hábito del ejercicio en el futuro.

El ejercicio se convierte en una actividad que les crea satisfacción personal y, no es una tarea que tiene calificaciones, o una obligación.

Igual que cuando premiamos y con eso se pierde el valor del proceso, cuando resaltamos, ocurre que los niños esperan las felicitaciones más que enorgullecerse de sus avances.

Por eso es importante tus comentarios positivos tanto de su esfuerzo y sus avances.

Recuerda que los pequeños confían mucho en lo que les dices, cuida tus palabras.

  • Explícales lo importante que es el ejercicio

Muchas veces subestimamos la gran inteligencia que tienen los niños.

Damos por hecho que no entenderán la importancia de hacer ejercicio para su salud o quizás pensamos que nosotros por ser los grandes, sabemos más y punto.

Y en parte puede ser cierto, pero los chiquitos necesitan sentir que tienen un poco de control en su día, en sus decisiones, aunque sea a muy pequeña escala.

Por eso, te animo a que hagas la prueba.

Verás que si les explicas con las palabras a su nivel, lo importante que es mover su cuerpo, lo valioso que es para su salud y lo mucho que se van a divertir, tendrán más claro por qué insistes tanto en hacer ejercicio y, accederán con más facilidad

2.- Enfócate en la diversión 

Los niños tienen un gran acceso a divertirse en cualquier momento, con cualquier cosa y en cualquier lugar.

Sin embargo, no todos los niños son iguales. Tal vez algunos están más atraídos por actividades sedentarias (que no necesariamente son malas) como la pintura, el ajedrez, los videojuegos o la lectura.

Y aunque pienses que son una “causa pérdida”, simplemente no han encontrado un deporte o un tipo de ejercicio que realmente les interese.

Tal vez no les atrae el fútbol como a papá, pero quizás el senderismo y descubrir insectos nuevos en el camino sea su pasatiempo favorito.

Tal vez el ballet no tiene nada que ver con su personalidad, pero quizás el atletismo y correr lo más rápido posible, es lo suyo.

Así que una buena idea es probar nuevos tipos de deporte (en la medida de lo posible) o simplemente más tipos de movimiento.

Por ejemplo: salir a caminar, andar en patines o bicicleta, bailar en casa, ir a las clases de prueba de distintos deportes, etc.

También es válido explicarles (con palabras que comprendan) de qué trata algún deporte, quizás ver un video o presenciar un evento deportivo puede despertar su interés.

Algo que puede ser muy útil para que los pequeños sean constantes, es compartir una actividad con sus amigos. 

Si su mejor amiguito de la escuela asiste a la clase de karate, verás que le encantará acudir también.

Tú conoces mejor a tus pequeños y sabes qué les puede gustar más. Lo importante es que sea algo que les divierta y sea apto para su edad y desarrollo.

3.- Elige un deporte adecuado a su edad

Es clave para crearles más interés y motivación hacia el ejercicio.

Si la actividad es demasiado retadora, ellos se van a frustrar; y si la actividad es muy simple, entonces se van a aburrir y, en ambos panoramas, el ejercicio dejará de ser algo divertido.

Esto es lo que se recomienda según las edades:

  • Niños en edad preescolar

Ellos necesitan juegos y ejercicios que les ayuden a continuar desarrollando habilidades motoras importantes como la fuerza, la coordinación y el balance.

Actividades que incluyen: patear o lanzar una pelota, saltar sobre un pie, andar en bicicleta de balance (sin pedales) o con ruedas de refuerzo detrás, correr, o brincar, son excelentes opciones.

Algunos deportes aceptan a niños a partir de los 3 o 4 años, sin embargo, puedes comenzar de forma ligera (sin darles tanta presión o importancia) ya que los niños pequeños no pueden entender reglas complejas y, a menudo, carecen de la capacidad de atención, las habilidades y la coordinación necesaria para practicar deportes.

Así que poco a poco… la clave en esta edad es iniciarlos en el concepto de hacer actividad física.

  • Niños en edad escolar: 

La actividad física a lo largo del día disminuye cuando los niños comienzan la escuela. Ya que pasan más tiempo sentados, y los intereses cambian, por ejemplo, es común que tengan más interés en las pantallas.

Al tener ya habilidades físicas básicas, la clave es encontrar una actividad física que disfruten.

Deportes tradicionales como el fútbol, tenis o el basquetbol, hasta otro tipo de actividades como el karate, salir a andar en bicicleta o jugar al aire libre.

La clave es que sea por lo menos una hora al día de movimiento.

  • Adolescentes

En esta edad influye aquello que está de moda, así que es importante que ellos sean quienes elijan algo que afirme su personalidad y estilo.

La clave en esta edad es que ellos tengan una sensación de control sobre sus decisiones. Y los padres necesitan un poco más de tolerancia hacia sus intereses.

Por ejemplo: 

  • Dominar la patineta como Nyjah Huston
  • Bailar hip hop o flamenco como la nueva artista de moda
  • Aprender capoeira y aprender de la cultura Brasileña

4.- Haz ejercicio con ellos

Todos los consejos que acabas de leer se potencian cuando tú también haces ejercicio.

Tus hijos imitan tus hábitos, tanto los buenos, como los malos. Así que si te ven activo y disfrutando del momento de hacer ejercicio, es mucho más probable que ellos también quieran hacerlo.

Si no tienes el hábito de hacer ejercicio, entonces empieza a partir de hoy. Incluso unos pocos minutos al día pueden hacer la diferencia.

Corte comercial:

En este artículo encuentras una rutina de 7 minutos apta para principiantes y el paso-a-paso para adoptar el hábito de hacer ejercicio.

Los 5 pasos para empezar a hacer ejercicio (y tener el hábito) sin fallar en el intentoLos 5 pasos para empezar a hacer ejercicio (y tener el hábito) sin fallar en el intento

También puedes descargar tu rutina GRATIS aquí.

Lo mejor es que tus hijos pueden convertirse en tu fuente de motivación para que seas constante con el deporte.

También es válido hacer ejercicio juntos, de esta forma aprovechan el tiempo para pasar más tiempo en familia.

Por ejemplo:

  • Hacer la limpieza de casa con música juntos
  • Salir a dar un paseo “de aventura” o “de búsqueda de tesoros”
  • Ir caminando o en bicicleta al supermercado o a la escuela (en vez de usar el auto)
  • Hacer competencias y ver quién es más rápido en subir las escaleras
  • Competir sobre quién camina más pasos en el día (los podómetros son muy baratos y accesibles)
  • La hora loca en casa: poner música, saltar, lanzar cojines, bailar…

¡Ah! Y última cosa: cuida lo que dices acerca del ejercicio. 

Evita decir: “ay qué pereza ir a la clase de pilates” o “no tengo tiempo para hacer ejercicio”...

Ellos escuchan e internalizan tus opiniones, así que si algo no es valioso para ti, tampoco lo será para ellos.

Ahora ya tienes algunos consejos para motivar a tu familia a tener un estilo de vida más saludable.

Hacer ejercicio es una de las mejores herencias que les puedes dar a tus pequeños.

Me encantaría saber más de ti: ¿tus hijos hacen actividad física? ¿Tienes dificultades para que logren adoptar algún deporte?... te leo en los comentarios de aquí abajo.

Este artículo fue revisado por 2 profesionales expertos

Claudia Estay Flores

Soy psicóloga infantil, tengo un Magister en Salud Mental Infantil y soy especialista en desregulación emocional (pataletas) y duelo infantil. Instagram

Lic. Joaquín Medrano

Mi misión es educar, inspirar y empoderar a las personas a través del entrenamiento. Soy fundador de ETHOS, Centro de Entrenamiento en Buenos Aires, Argentina. Y preparador físico del equipo Belgrano Athletic. Instagram

Este artículo fue enviado primero a los suscriptores.

Únete GRATIS y recibe el siguente artículo antes que nadie. Además recibes contenidos y beneficios exclusivos de los que solo puedes enterarte por correo.

1 Comentarios:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Papas e hijos

    Es necesario que los niños hagan ejercicio físico para desarrollarse, llevando a cabo una rutina semanal y una alimentación sana y equilibrada no tendrán ningún problema de obesidad.

© 2014 – 2022 Habitualmente.com
cambia tu mente, cambia tus hábitos, cambia tu vida
Cariños
17 6
50% Completado

Recibe GRATIS Mi Curso De 3 Videos Para Cambiar Tus Hábitos Y Transformar Tu Vida