Sígueme en Facebook

Aquí encuentras artículos interesantes, reflexiones y consejos útiles que no comparto en otro lado.

Sígueme en Instagram

¿Te gustaría ver lo que pasa detrás de pantalla? Sólo en Instagram comparto momentos personales e inéditos que no encuentras en ningún otro lado.

Sígueme en Instagram

Sígueme en Pinterest

En Pinterest comparto todos tus contenidos favoritos en forma visual. Recetas saludables, Rutinas de Ejercicio y Descargas Gratis. ¡No te lo pierdas!

Sígueme en YouTube

¡Recibe mis mejores contenidos semanalmente en video! Todavía no he empezado mi canal pero si te suscribes ahora recibiras un regalo exclusivo en cuanto esté listo.

3 formas saludables para lidiar mejor con las preocupaciones en tu vida

de | Recibe mis actualizaciones GRATIS aquí

La vida no siempre es color de rosa, existen momentos en los que las preocupaciones toman el timón de nuestros pensamientos y nos hunden en un mar de angustia y estrés emocional.

Nuestro cerebro crea estás posibles situaciones futuras para estar preparado con anticipación, el problema aparece cuando esas múltiples preocupaciones comienzan a afectar tu bienestar.

Pero ¡ya no te preocupes por preocuparte! en este breve artículo quiero compartir contigo 3 formas saludables que te ayudan a conducir tus preocupaciones a una zona segura para vivir y sentirte mejor. Así que si sueles preocuparte demasiado, esto es para ti.

Si miras mucho tiempo dentro del abismo, el abismo termina mirando dentro de ti – Nietzsche

Esa frase me dejo pensando…

Me parece que cuando miramos a las preocupaciones durante mucho tiempo, las preocupaciones comienzan a invadirnos también. Nuestros pensamientos se impregnan de sensaciones negativas ante situaciones hipotéticas e imaginarias.

Mantener un pensamiento de preocupación o angustia, es algo que nos ha pasado a todos y generalmente este espiral de inquietudes exponenciales (porque se multiplican) comienzan con un inofensivo “¿Y si…?” …

Por ejemplo: “¿y si me despiden del trabajo y no logro encontrar otro?”, “¿y si algo le ocurrió en el camino y por eso no ha llegado?”, “¿y si lo que conversamos le molestó?”, “¿y si no apruebo el examen?”, etc.

Hacer simulaciones mentales ante lo que puede ocurrir en el futuro es algo humano, es como si nuestro cerebro hiciera “ensayos mentales” ante posibles amenazas del futuro para estar preparado con anticipación.

Y eso está bien, porque así podemos enfrentarnos mucho más rápido ante cualquier situación que nos ponga en algún tipo de riesgo.

El problema empieza cuando nuestra gran imaginación crea múltiples simulaciones mentales que quizás no ocurran jamás o que se presenten en el futuro lejano (y no ahora) por eso, lo único que ocasionan es dejarte con un abismo de consecuencias como angustia, estrés o ansiedad.

Entonces si la vida no siempre es color de rosa ¿qué podemos hacer cuando nos preocupamos demasiado?…

Aquí tengo algunas formas saludables de manejar nuestras preocupaciones (y no te preocupes, te prometo que es un artículo bien cortito) sigue leyendo.

¿Por qué nos preocupamos en realidad?

Pueden existir muchos motivos, por ejemplo: experiencias pasadas, presentimientos o corazonadas, anécdotas de alguien más, las noticias de la televisión reflejadas en tu rutina, etc.

Pero, existe una razón sumamente común que explica por qué caemos en patrones de preocupación y se trata de sentirnos en control.

Te explico mejor, cuando nos enfrentamos a una situación temerosa o desconocida ante la cual no podemos hacer nada de momento, los pensamientos de preocupación nos dan una ilusión de control.

Es posible que no podamos realmente hacer nada con respecto a un problema o situación en particular, pero el simple hecho de preocuparnos nos hace sentir que estamos haciendo algo respecto ante eso que nos preocupa.

Según la psicología del comportamiento, nuestros hábitos se refuerzan porque nos aportan una recompensa positiva inmediata o porque eliminan una recompensa negativa. En este caso, la preocupación es un reforzador negativo porque elimina algo que no queremos sentir: la impotencia de no poder hacer nada y así sentirnos momentáneamente mejor.

Suena raro pero, esta es una de las razones que pueden explicar por qué solemos invertir energía mental en pensamientos de preocupación que no tienen una acción inmediata, y que además a la larga pueden afectarnos.

Nosotros simplemente estamos tratando de hacer simulaciones mentales una y otra vez sobre una situación en particular con la finalidad de sentirnos en control 1

Pero, es una paradoja porque mientras más nos preocupamos en algo concreto, más perdemos el control y la capacidad para enfrentarnos de la mejor forma, sigue leyendo para descubrir por qué ocurre esto…

¿Qué ocurre en nuestro cuerpo cuando nos preocupamos demasiado?

Cuando tu cerebro trata de predecir los posibles desenlaces de una situación y detecta un resultado negativo, entonces activará los sistemas de alerta para así prepararte ante cualquier riesgo latente.

Estos sistemas de alarma son, en realidad, una cascada de hormonas y sustancias que generan lo que conocemos como estrés.

Algunas de estas sustancias que activan la alarma es el “cortisol” y la «adrenalina». Las cuales tienen un efecto en tu cuerpo y mente, por ejemplo: aumentan tu ritmo cardíaco, contraen tus músculos y en general, te preparan para huir o pelear contra lo que esté por venir (desde una entrevista importante, hasta un tigre en la selva).

Pero, si el cortisol permanece en tu cuerpo por periodos prolongados, es decir, cuando te preocupas demasiado durante mucho tiempo, pueden aparecer repercusiones en tu salud como: dificultad para dormir, irritabilidad, inmunidad debilitada, etc.

Y si todo esto te suena a película de terror, estoy segura de que después de leer las siguientes consecuencias de preocuparse demasiado, querrás tomar acción cuanto antes para lidiar mejor con las preocupaciones en tu vida.

Consecuencias de preocuparte demasiado

  • Absorbe energía y tiempo que pueden invertirse en algo útil o más relevante

Si tu mente está siendo absorbida por un torbellino de preocupaciones, lo más probable es que tu capacidad para enfrentarte a otros problemas, ser creativo o lograr lo que te propones, se vea seriamente limitada.

  • Puede aparecer una tendencia a procrastinar

Cuando nos angustiamos ante un posible desenlace negativo en el futuro, procrastinar se vuelve habitual.

Por ejemplo: si te preocupa demasiado no conseguir un empleo, es más probable que se procrastine el comenzar la búsqueda de un empleo nuevo, como un reflejo para evitar toparte con el desenlace negativo que tu mente imaginó.

  • Puede comenzar a debilitar tu autoestima y confianza

Si una preocupación se instala en tu mente, comienza poco a poco a hacerte creer que no tienes la capacidad suficiente para hacer frente a lo que venga (sea bueno o malo), lo cual también puede expandirse a otras áreas de tu vida (y crear más preocupaciones).

  • Es probable que generen miedos y afecten tu desempeño o resultados

Supongamos que tienes una carrera de 5 km en puerta, pero te preocupa demasiado no lograr llegar a la recta final, ser el último lugar o defraudar a tu familia, quizás estás preocupaciones realmente obstaculizan tu desempeño y hacen que tu resultados sean peores.

  • Pueden promover comportamientos no saludables

Todos nos preocupamos en mayor o menor medida y buscamos “apagar” esos pensamientos con alguna actividad o escape que nos genere un alivio temporal, lo cual no está del todo mal si se trata de hacer ejercicio o charlar con un amigo, pero, desafortunadamente no siempre es el caso.

Muchas veces el refugio ante las preocupaciones son actividades que perjudican tu bienestar y salud agravando así todo el cuadro. Por ejemplo: viendo televisión hasta tardísimo, comiendo sin control, comprando cosas innecesarias, bebiendo alcohol, etc.

Además, los “escapes” de cualquier tipo, ya sea unas vacaciones en la playa o una tarde de cine, no son la solución completa a las preocupaciones porque cuando vuelvas a tu rutina normal, aún estarán ahí esperándote.

Por mucho que trates de distraerte para esconderlas, simplemente no se van a ir…

Pero ¡no te preocupes! todo tiene una solución, así que deja de barrer tus preocupaciones debajo del tapete y mejor aprende a lidiar con ellas de forma saludable.

Nota: Si los pensamientos de preocupación están afectando gravemente tu vida, busca ayuda de un profesional cuánto antes

3 formas saludables para lidiar mejor con las preocupaciones en tu vida

Al terminar, me encantaría saber de ti: escríbeme en los comentarios ¿cuál pondrás en práctica?…

#1 Escríbelas

Cuando te desahogas sobre un papel, algo mágico sucede: las preocupaciones dejan de vivir en tu mente y se mudan al papel.

Y aunque no lo creas, esto hace la gran diferencia por 3 razones:

  • Les da una nueva perspectiva a tus preocupaciones, es decir, te ayuda a verlas desde otro enfoque y quizás en ese momento notes que no son tan graves o tan probables como tu mente lo había imaginado
  • Te ayuda a enfrentarlas (en lugar de posponer tomar acción o intentar esconderlas) y así encontrar una solución óptima que resuelva el problema o te impulse a lograr el resultado que estás buscando
  • Rompe con el ciclo de más preocupaciones, angustia, miedo y estrés, porque te ayuda a identificar lo que estás sintiendo, por ejemplo: ¿quizás es culpa? ¿tal vez tienes cierto resentimiento hacia algo o alguien? ¿es tristeza o enojo?..

Así que escribir es una solución simple y accesible para manejar mejor las preocupaciones.

Además, si haces un ritual personal antes o después, el efecto puede potenciarse; algunos ejemplos de ritual son: romper el papel con las preocupaciones después de escribirlas, poner música mientras lo haces para relajarte o respirar profundo al terminar por unos minutos.

Extra Tip: Escribe también una posible acción para solucionar eso que te preocupa e incluso una fecha para ponerla en práctica, verás el alivio mental que experimentas después

#2 Alimenta sanamente tus pensamientos

¿Conoces ese cuento indio sobre los lobos?…

Una noche un anciano indio Cherokee le contó a su nieto: “Dentro de cada uno de nosotros hay una batalla entre dos lobos. Uno de ellos es un lobo malvado y violento, lleno de ira y agresividad. El otro es todo bondad, amor, alegría y compasión”. El nieto se quedó unos minutos pensando sobre lo que le había contado su abuelo y finalmente le preguntó: ”Dime abuelo, ¿cúal de los dos lobos ganará?”.Y el anciano indio respondió: “Aquél al que tú alimentes” 2

Creo que con los pensamientos de preocupación las cosas son similares: si continuamos alimentando nuestra angustia con más información o más posibles desenlaces negativos, estaremos dándole suculentos manjares a ese insaciable monstruo de preocupaciones que no para de crecer.

No tienes que ser un optimista iluso ante lo que sucederá, pero puedes convertirte en un realista positivo y tomar acción con lo que tienes ahora y con lo que puedes hacer hoy.

Canaliza toda esa energía invertida en preocuparte en pensamientos útiles, en energía para mejorar algo pequeño o en energía para dar un paso chiquito hacia la meta.

#3 Aprende a confiar en ti

Ten la confianza de que sabrás resolver o enfrentar lo que se te presente en la vida, así sea doloroso o irreparable.

Quédate con la tranquilidad de saber de que tú ya cuentas con las habilidades necesarias para afrontar cualquier dificultad y obstáculo que pudiera aparecer.

No necesitas estar preocupado sino saber que ya estás preparado...

Tu paz mental es más importante que intentar resolver los miles de problemas simulados por tu mente con anticipación.

Por último, acepta que hay muchas cosas más allá de tu control

La moraleja es que tomes acción con lo que puedas y todo lo que esté fuera de tu control, simplemente déjalo ir.

No importa cuánto intentes resolver algún problema o cambiar el desenlace de una situación por adelantado, muy probablemente los resultados no siempre serán de la forma en que los deseas.

Y si lo piensas ¡eso es genial! la vida es muy corta, deja que te sorprenda.

Así que si sueles preocuparte demasiado, solo respira profundamente, todo va a estar bien.

Si te gustó el artículo ¡comparte!

  1. https://link.springer.com/article/10.1023/A:1014565602111
  2. https://www.presenciaadsis.org/el-cuento-de-los-dos-lobos/
Editado

Este artículo fue enviado primero a los suscriptores.

Únete GRATIS y recibe el siguente artículo antes que nadie. Además recibes contenidos y beneficios exclusivos de los que solo puedes enterarte por correo.

50 Comentarios:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Patricia Montero

    ¡Hola Tania! Creo que este post fue un regalo del cielo para mi. Quizás suene loco, pero hasta una señal de que Dios está de mi lado y a mi favor, ya que lo recibí a través del correo, justo cuando me disponía a buscar algo así. No he pasado muy bien mis días últimamente debido a demasiadas preocupaciones y esto es justo lo que necesitaba para empezar a desprenderme de ellas, que muchas son cargas innecesarias que me hacen daño.

    ¡Muchísimas gracias por tu guía y orientación! Considero que aplicaré la de la escritura, ya que es algo que me encanta y que me hace drenar muchísimo ¡Igual todas están buenísimas!

    Gracias ¡Un abrazo!

    1. More

      Comparto completamente lo que dices. A mí también me llegó en el momento justo. Estoy pasando por una situación tensa en el trabajo que se ha vuelto repetitiva en fondo y más o menos en forma, y claro que te llegan las preocupaciones: ¿buscar otro trabajo? claro, pero estoy embarazada y acá tengo el seguro médico para el parto. Pero, entonces, ¿paso el resto del embarazo así? ¿Regreso después de mi licencia o me tomo un tiempo libre? ¿Finanzas? Y así. Supongo que son cosas de lo más común, pero te generan ansiedad en el día a día.

      Me gusta mucho la idea de escribir, y creo que es la mejor para empezar, pues el trabajo de pensar en soluciones/acciones te cansa cuando ya estás cansado mentalmente, así que está bueno drenar un poco, para luego, esforzarse a generar el cambio.

      ¡Mil gracias!

      1. Tania Sanz

        Hola More, muchas gracias por compartir tu situación actual.
        Primero que nada te felicito por tu bebé y verás que dejar ir las preocupaciones con la escritura, será también de gran ayuda para tener un embarazo saludable.
        Un abrazo y gracias por leer 🙂

    2. Tania Sanz

      Hola Patricia, wow pues me da gusto saber que he dejado mi granito de arena en tu vida y ¡de forma virtual!
      Muchas gracias por tu valioso comentario y verás que escribir ayuda un montón.

  2. Euge

    Excelente articulo Tania!! Me llego en el momento justo…sos una genia!!! ❤

    1. Tania Sanz

      ¡Me alegro mucho Euge! Te doy las gracias por leer 🙂

  3. María

    Gracias, por darnos a mí y a todos estos 3 pasos. Suerte para todos

  4. Gonzaga

    Muy bueno….
    Me gustaría saber qué tan necesario en ayuda extra como de un psicólogo o psiquiatra o …

    1. Tania Sanz

      Acabas de tocar un punto sumamente importante (lo he agregado en el artículo). Creo que siempre es muy bueno consultar a un psicólogo, no es necesario llegar al límite antes de hacerlo.
      Pero sobre todo cuando las preocupaciones están realmente afectando tu rutina diaria, es momento de que un profesional te evalúe de cerca.

  5. Jesús Bellorin.

    Muy interesante estos tres puntos ,ya q son muy necesarios en nuestro que hacer diario,y con todos los problemas q tienes q enfrentarlos muy saludable tu recomendación y tenlo x seguro q los pondré en práctica por soy de las personas q absorbo los problemas antes de encontrarle solución,saludos y gracias por tus recomendaciones .

    1. Tania Sanz

      Me gustó la forma en la que lo describes: «absorber los problemas», ahora ya sabes algunas formas de tomar acción para «repelerlos» primero. ¡Un abrazo Jesús!

  6. GILBERTO PACHON ROMERO

    EN VERDAD NOS PREOCUPAMOS DE COSAS QUE MUCHAS VECES NO VAN A SUCEDER PERO QUE NOSOTROS MISMO ALIMENTAMOS CON NUESTRO PENSAMIENTO.
    POR EXPERIENCIA PROPIA ME DOY CUENTA QUE LO MEJOR ES SER AGRADECIDO CON LO QUE TENEMOS ACTUALMENTE Y RODEARSE DE LAS MEJORES PERSONAS QUE TENEMOS Y SIEMPRE SERAN NUESTROS
    HIJOS, ESPOSA, PADRES, Y HERMANOS.

    NO OLVIDEMOS DE ALGO MUY IMPORTANTE QUE ES ENTRE EL TIEMPO QUE TE DESPIERTAS Y TE ACUESTAS SUCEDEN MUCHAS COSA BONITAS, SIMPLEMENTE DEBEMOS APRECIARLAS COMO SON TENER SALUD, TRABAJO , EL PAN DE CADA DIA Y POR ULTIMO FE DE QUE VAN A VENIR TIEMPOS MEJORES PARA TODOS

    1. Tania Sanz

      Tienes toda la razón. El hábito del agradecimiento ayuda muchísimo a orientar nuestros pensamientos en lo importante y a darnos ese alivio que se necesita ante las preocupaciones.

      Muchas gracias por tu valioso comentario Gilberto 🙂

  7. Gracias Tania,
    He visto que si, además de escribir lo que nos preocupa, aterrizamos y escribimos una acción concreta que nos avance hacia la solución, y le damos fecha, la preocupación desaparece mejor, ya que entonces no sólo tenemos una “ilusión” de control sino que el control y la acción se vuelven más reales.
    Gracias por la reflexión y el cuadrito (flujo) que compartes.

    1. Tania Sanz

      Me encantó tu aporte Mariluz, lo voy a agregar en el artículo para que tengamos una acción más concreta en nuestro ejercicio de escribir. ¡Muchas gracias por leer!

  8. Wilmer

    Excelente artículo, me ha dejado muy valiosas enseñanzas. Muchas gracias

  9. Lizette

    Hola Tania,SÚPER tú artículo me ha servido muchísimo porque estoy en una situación así tal cuál cómo mencionas en tú artículo vivo preocupada por muchas cosas que me pasan actualmente y me ha tranquilizo mucho leerlo,Gracias!!

    1. Tania Sanz

      Me alegro mucho de saber eso Lizette, porque era justo la intención principal del artículo, regalar un alivio y un respiro mental para esas preocupaciones del día a día.

  10. Lorena Llanos

    Excelente. Agradecida de esta información muy útil a nuestra realidad de hoy en día.

    1. Tania Sanz

      Y yo agradecida contigo por leer y por tu comentario ¡un abrazo grande Lorena!

  11. Bernardo herrera

    Que cierto es todo lo que comentas del por que es negativo el que nos preocupemos de manera descontrolada mil gracias
    saludos

    1. Tania Sanz

      Por supuesto Bernardo, lo bueno es que podemos tomar acción para lidiar mejor con las preocupaciones que sin duda seguirán apareciendo. Gracias por leer.

  12. Graciela yañez

    Lo colocaré
    En práctica espero que sea muy util

    1. Tania Sanz

      Verás que sí Graciela, muchas gracias por leer ¡un abrazo!

  13. Fabiana

    Hola!! Yo quiero aplicar fuertemente en mi el punto tres: «Aprender a confiar en mí»… Siempre pienso que no soy capaz. Y si recorro mi vida hacia atrás me doy cuenta de que he realizado muchas cosas por mí misma.. Pero siempre estoy con el miedo de que no soy capaz. Quizás eso sea preocupación constante????
    Gracias por este artículo Tania!! Muy bueno!!!

  14. Alberto

    Soy una persona que me preocupo demasiado por los demás y luego lo paso muy mal.
    Padezco mucho de ansiedad y estrés.
    Intentaré aplicar tus recomendaciones y ya te contaré.
    Gracias

  15. Mayra

    Excelente articulo, en un momento en que no sabia que me pasaba, este articulo parece haberme leido por completo 😀
    Un excelente hábito, tomar acción 😀

  16. Matías arevalo

    Me. Encanto.. Nesesitaba leer ciertas cosas q me costaban entender y muchas gracias..

  17. mary

    hola Tania me encantan tus artículos. y si estoy pasando por algo parecido.
    voy a seguir tus consejos, tengo que salir adelante!!!!!!!!
    gracias bonita tarde

  18. Julio Linares

    Gracias Tania,un excelente consejo, solo digo las pre.ocupaciones son la oscuridad a nuestra inteligencia; borremos todos la «pre» y atendamos las ocupaciones, que son la acción de lograr los triunfos para nuestra vida. Bendiciones.

© 2014 – 2019 Habitualmente.com
cambia tu mente, cambia tus hábitos, cambia tu vida
Cariños 334
52 58 84 11 181
50% Completado

Recibe GRATIS Mi Curso De 3 Videos Para Cambiar Tus Hábitos Y Transformar Tu Vida