Lee esta historia real
de un cambio impresionante

Alguna vez ha pasado por tu mente esta pregunta:

¿Qué es lo que me hace falta para lograr un verdadero cambio permanente?

Honestamente

  • ¿Cuántas veces intentaste empezar a hacer ejercicio y lo dejaste para luego?
  • ¿Cuántas veces te esforzaste por comer más sano y un día después compraste una pizza congelada?
  • ¿Cuántas veces buscaste terminar ese gran proyecto y preferiste checar tu facebook?

Dejame decirte que no es tu culpa.

Simplemente has estado usando la estrategia incorrecta todo este tiempo y, por lo tanto, seguramente has encontrado obstáculos en tu camino que te impiden tener la vida que quieres.

¿Te ha pasado?, ¿has renunciado a tus propósitos y empezado de nuevo más de una vez?

Tal vez te sientes atrapado en un círculo vicioso de fracasos e intentos constantes:

  • Empiezas con mucha motivación y te decides a cambiar algo en tu vida
  • Logras ser constante por unos dias
  • Algo inesperado ocurre y fallas por la primera vez
  • Sientes que tu motivación y tu fuerza de voluntad no alcanzan para continuar
  • Frustrado y cansado te dejas de esforzar
  • Fracasas una vez más en tu intento por mejorar

Y vuelves a empezar una y otra vez hasta renunciar definitivamente…

circulo-vicioso

Este círculo de fracasos constantes afecta tu autoestima y seguridad,

pero déjame decirte algo:

Estar atrapado en esta situación, es más común de lo que te imaginas.

De los miles de comentarios recibidos en el último correo (por cierto, muchas gracias), tomé solo algunos ejemplos para demostrarte que no estás solo. Muchas personas se encuentran en la misma situación que tú:

En lo personal, conozco el caso de un amigo cercano y a continuación te cuento su historia.

Para empezar, él jamás hacía ejercicio por la famosa “falta de tiempo”, pero sobre todo, por una falta de energía. La mayor parte del tiempo se encontraba trabajando y en su tiempo libre a pesar de tener la intención, estaba tan cansado que no era capaz de animarse para hacer ejercicio.

La ansiedad que sentía lo orilló a fumar y en ocasiones a comer sin control. Su falta de organización lo obligaba a elegir de forma rutinaria comidas procesadas y poco saludables.

La cosa se pone peor, este estilo de vida sumado al cansancio, le generaba mucho estrés. Lo cual se reflejaba por las noches pues casi nunca lograba dormir profundamente.

La única salida para relajarse y conciliar el sueño, era tomando una, y a veces dos o tres cervezas, pero, al poco tiempo beber se convirtió en un hábito diario.

Como no tenía un descanso adecuado sus mañanas eran un caos. No podía despertar temprano, y cuando por fin lograba salir de la cama; ya era muy tarde para todo…formando así un círculo vicioso interminable que lo hacía sentirse mal consigo mismo.

Algunos días, despertaba con motivación e intentaba hacer algo para mejorar su vida. En más de una ocasión yo fui testigo de como se propuso hacer ejercicio, comer mejor y dejar de fumar (todo al mismo tiempo). Pero a los pocos días renunciaba y sentía que su fuerza de voluntad no era suficiente para ser constante.

Poco a poco se convirtió en una persona que no quería ser y esto se notaba en su baja autoestima, falta de confianza y desmotivación.

Tal vez tú conoces a alguien así, o tal vez tú puedes identificarte en alguna parte.

Pero, no todo son malas noticias, él se dio cuenta a tiempo de que tenía que hacer algo diferente para mejorar su rutina diaria y vivir mejor (sin embargo, muchas personas permanecen en este círculo vicioso sin tomar acción nunca).

Me acuerdo que un sábado nos fuimos a tomar un café y hablamos de un tema clave: muchos de nosotros tenemos prisa de ver resultados rápidos y, por esta razón, intentamos cambiar todo al mismo tiempo, peor aún, nos proponemos metas increíblemente grandes, olvidando que los hábitos que queremos eliminar se formaron a través del tiempo y, por lo tanto, construir nuevos hábitos también requiere de un proceso.

A partir de entonces, él se convenció de que construir un sólo hábito saludable en su rutina diaria mejoraría poco a poco toda su vida.

Se propuso caminar tan sólo por 5 minutos diarios. Era algo muy simple, que no le requería mucho esfuerzo. Solo se tenía que bajar una parada antes de regreso del trabajo.

Su transformación me dejó con la boca abierta.

Estos 5 minutos lo hicieron sentir en control de su vida y lo motivaron a incrementar el tiempo. Sobre todo porque caminar se convirtió en una actividad que lo relajaba antes de llegar a casa.

Esta sensación de que lo estaba logrando, de que estaba haciendo algo por sí mismo, lo ayudó a invertir un poco de tiempo para preparar su desayuno en las mañanas (en vez de comer algo rápido de la cafetería); y así sin darse cuenta ya estaba seleccionando alimentos mucho más saludables.

Comer en casa y hacer un poco de ejercicio le dió una dosis extra de energía. Lo que le ayudó a rendir más en el trabajo y tener tiempo libre. Su estrés disminuyó y empezó a dormir mejor.

Al día de hoy, aún tiene otros hábitos que incorporar, pero, su vida se transformó hacia una versión mucho más saludable.

Él logró aprovechar un sólo hábito saludable como una herramienta para vivir mejor.

Un nuevo hábito saludable tiene el poder de desencadenar una mejora en todas las áreas de tu vida y los beneficios se multiplican.

¿No crees que sea posible para ti?

Mira lo que han logrado estos lectores de Habitualmente:

Una pequeña acción de ejercicio, se convirtió rápido en 40 minutos diarios con grandes beneficios en muchas áreas:

“[…] Implemente el hábito del ejercicio de a poquito cada día, con el recordatorio, la motivación, día tras día. Descargue la hoja de seguimiento y me ha ido de maravilla. Antes me excedia practicandolo y no lo disfrutaba en lo absoluto, era un total martirio. Ahora me ejercito 40 minutos diarios. Lo hago fácil, sin tanto esfuerzo ni obligada. Me alimento lo más sano posible y me siento muy feliz. La ansiedad disminuyó mucho y creo que termine la etapa en la que me hacía daño comiendo cantidades absurdas. Ahora disfruto mucho y […] lo implementó en otros aspectos de mi vida. Me he dado cuenta de la infinidad de cosas que mejoran en nuestra vida con hacer unas pequeñas modificaciones […]”

– Jennifer Ramirez Figueroa, Colombia

Ana finalmente pudo ser constante y logró un cambio permanente (sin fuerza de voluntad):

“Hace unos 15 años, era exitosa hacia todo lo que tenía que hacer cuando se requería. Pero me descuide, la monotonía, malas decisiones, cansancio y hasta depresión hicieron que muriera en [la] vida. Había intentando cambiar varias cosas y si a lo mejor cambiaba 1 o 2 días, y nada recaía… Hasta que descubrí [por Habitualmente] que no era la fuerza de voluntad, eran pequeñas acciones diarias y decisiones los que transforman nuestros hábitos. Y lo mejor es que puede ser tan fácil, que lo sigo haciendo. Me encanta y sigo transformando […]”

– Ana Esther Juárez Hernández, Mexico

Esa también puede ser tu historia.

Tal vez estés pensando: “Tania, eso no me va a pasar a mí. Mi situación es distinta”

Te entiendo.

A veces estamos sumergidos en miles de problemas cotidianos y cambiar nuestros hábitos se convierten en una de las últimas prioridades.

Pensamos que llegar temprano al trabajo, ganar más dinero, pasar el examen, mejorar la relación con nuestra pareja o pagar las deudas, son problemas más importantes que resolver por el momento.

Pero déjame decirte algo:

Si tan sólo buscas aliviar los síntomas de una rutina poco saludable y no atacas el problema desde la raíz, nada en tu alrededor mejorará nunca.

Así como mi amigo, cuando fallamos tendemos a culpar a nuestra falta de motivación, de constancia o de fuerza de voluntad, pero, nunca culpamos a la estrategia incorrecta que hemos usado todo este tiempo.

La única solución está en lo que haces todos los días.

La única solución hoy está en mejorar tus hábitos.

Más importante aún: tus hábitos también están construyendo la vida que tendrás en el futuro (y la de tu familia)

Tener hábitos saludables son una parte fundamental para vivir más y mejor.

Imagina por un instante la vida que te espera con mejores hábitos.

Imagina estar fuera de esas rutinas poco saludables que solo opacan tu bienestar.

Imagina todas las diferencias que existen entre lo que eres hoy y en lo que puedes ser mañana con mejores hábitos.

  • Trabajas mejor, eres más productivo y organizado
  • Te sientes satisfecho y disfrutas plenamente la vida que tienes
  • Estas lleno de energía y entusiasmo y no cansado, ansioso o estresado.
  • Terminas lo que empiezas y tienes más tiempo para hacer lo que más te gusta
  • Eres más constante en todo lo que haces, quitando de encima el peso de fracasar
  • Te sientes satisfecho y seguro de ti mismo, logrando las metas que siempre has querido
  • Te sientes mejor contigo mismo, relajado y orgulloso de haber logrado algo importante para mejorar tu vida
  • Comes mejor y aprendes a elegir alimentos sanos sin mucho esfuerzo, en vez de luchar contra las tentaciones todo el tiempo
  • Más alegre, con más ganas y fuerzas de empezar a hacer ejercicio, en vez de estar viendo la televisión con remordimientos constantes

Las diferencias son enormes, porque los beneficios que puedes obtener al cambiar de hábitos son invaluables.

Ahora que ya sabes porque es necesario mejorar tus hábitos diarios, es momento de enfrentar el verdadero reto: tomar acción y empezar.

Es un verdadero reto porque es normal cometer errores (muchas veces sin darte cuenta) que te impiden avanzar.

Y seguirás cometiendo los mismos errores para siempre, a menos de que te enteres de cuáles son.

Por eso, es importante que no te pierdas el siguiente correo del próximo Jueves 25.05.2017.

Hablaremos de aquellos terribles errores que cometemos sin darnos cuenta y que obstaculizan nuestras mejores intenciones por cambiar.

Además, tendré un regalo especial para ti…

Pero por el momento ¡comienza a tomar acción!

Visualiza tu vida con mejores hábitos

Cierra tus ojos por un momento y trata de imaginarte a ti mismo en un futuro cercano con mejores hábitos. Después escribe ¿cómo te ves? ¿cómo te sientes? ¿cómo te ven los demás?

Para hacerlo más fácil para ti, descarga gratis tu hoja de acción aquí.

Haz click aquí para tomar acción

¡Hasta el Jueves!

Los 3 puntos clave:

  • Seguir una estrategia incorrecta para mejorar tu vida te hace fallar constantemente lo que debilita tu autoestima y te impide tener los resultados que quieres.
  • La única solución es comenzar construyendo un solo hábito saludable en tu rutina
  • Este nuevo hábito saludable tiene el poder de desencadenar beneficios en todas las áreas de tu vida.

 

© 2014 – 2017 habitualmente.com